Solo queda intentar

Te callas y me hablas con la mirada, me siento a tu lado mientras me comes con las manos, me manipulas con tus pensamientos, me mueves como un muñeco de trapo cargándote toda mi integridad y todo mi ser. Ya soy tuyo, lo has conseguido.

Me pierdo en ti, intento pensar por mi mismo pero únicamente me veo atrapado en tus redes, es tus jugadas de ajedrez, en esa llama que arde iluminando la más absoluta de las oscuridades invitándome a quemarme, a consumirme en el deseo que nace de tus labios, de tu cuerpo.

Cae la noche y me adentro en el mundo de los sueños, no te encuentras a mi lado, pero te noto, te siento respirar, noto el tacto de tu cuerpo, y es entonces, cuando apago la luz del cuarto, que me doy cuenta de que estoy solo en la oscuridad. 

Solo queda intentar, intentar cada día.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas