Entradas

Un Fa sostenido

Imagen
Existen carreras que son más de fondo que de explosión. Donde la mentalidad es la parte más importante de la partida en la que si no tienes bien entrenada la cabeza, los golpes acaban por dejarte en la esquina del cuadrilátero. Porque en esto un flaco puede darle una tunda a un armario de dos metros y curtido en decenas de gimnasios con una sola frase.
Esto es como los Fa sostenidos en la ópera, como las cuerdas vocales vibrando hasta el extremo en el que fraccionan el cristal. Hasta ese instante en el que la resonancia con los latidos del corazón te eriza la piel y te hace asumir los retos más increíbles que puedas imaginar. 
Porque pensar en uno mismo no es egoísta, porque el orgullo en determinados momentos es lo único que tienes para seguir en pie, y porque en ocasiones, la humildad no termina de ser la excusa de los inseguros.
Porque cuando es cuestión de ser uno mismo y de luchar por tus sueños, la nota más alta es aquella que logramos anteponiéndonos a las adversidades y a nosotro…

Cambio de verbo

Imagen
Cree en ti. Hazlo. En eso reside la auténtica fuerza, en la confianza que tengas en ti mismo para hacerle frente a lo que venga. Porque si miras hacia atrás, siempre has superado esas barreras que parecían infranqueables, siempre has logrado anteponerte a lo difícil para hacerlo complicado.
No existen grandes remedios ni soluciones rápidas en terapias de coaching, existe la fuerza que subyace en cada uno de nosotros para sacarnos del agujero. En la resistencia a los golpes, en el no decir “puedo hacerlo”, si no en “voy a hacerlo”. En estar siempre buscando una salida aún cuando tengas el cartel de “Exit” sobre tu cabeza. 
Porque quizás haya cosas que no salgan como esperabas, pero no te equivoques, cuando eso suele ocurrir, es porque se avecina algo mejor que lo esperado.
Porque si sonreímos es porque nos anteponemos a las adversidades, y el luchar por ser feliz, es el único objetivo por el que realmente vale la pena luchar.


Fe

Imagen
Llegará un día en el que nos encontraremos ante la tumba de la esperanza. Ese instante en el que la pesadumbre sea una carga tan dura que cerrar los ojos para dormir sea la única salida que veamos, que las manos ya no te respondan a ti, si no a los propios espasmos fruto del cansancio y de los sinsabores.
Llegará un día en el que el alba se alzará teñida de rojo sangre. Ese momento en el que los sueños se caen hechos añicos de cristal y despertamos para sumirnos en la pesadilla. En el descontrol que tenemos por vida y que no somos capaces de controlar, porque nos sobran cabos y nos faltan noráis en el puerto. 
Y cuando llegue ese día tienes que recordar que la vida no es justa, y que solo aquellos que saben sufrir son quienes acaban llegando a la línea de meta. Que todo lo malo acaba pasando si uno es capaz de sobreponerse y que nada está perdido, mientras haya quien siga creyendo en ello.
Porque a veces no hay mayor salto de fe, que el creer en uno mismo.


Honestidad leal

Imagen
Si hay algo que admiro realmente de la gente es el poder de la voluntad humana. El poder de anteponerse a cualquier muro o piedra por una causa cuando esa causa es justa y verdadera, cuando se tiene la firme convicción de que eso es lo correcto. Esa chispa en la mirada que se observa con tan solo verse a los ojos.
Si ese fin común, si esa causa que enaltece hasta el más pequeño de los corazones es verdadera, ni nada ni nadie podrá parar a quienes crean en ella.
La honestidad es quizás, junto con la lealtad, los dos valores que más pueden caracterizar a una persona. Y son dos valores que marcan la diferencia. Los que nos hacen marcar diferencias. Son dos valores que nos permitieron lograr lo imposible creyendo en nosotros mismos, con la verdad por delante y siendo fieles a nuestra palabra. 
Esto último es algo que no todo el mundo puede decir.
Y es por ello que seguimos y seguiremos unidos, pues compartimos una causa común. Una causa en la que creemos y que está por encima de los intereses…

Sangre y salitre

Imagen
El dolor nace de las manos, de la mezcla de la piel que se arranca en cada final de palada, de la sangre que brota de las llagas y del agua salada que te bautiza de nuevo. Pero a pesar del dolor, no sueltas el remo. A pesar del dolor, no dejas de luchar. 
Son esos nervios que se escurren por las piernas cuando se escucha el grito ensordecedor de la proa dando la salida. Es esa palada de agua fresca que se mezcla con el sudor y te ciega. Cuando cierras los ojos porque ya no puedes más. Cuando tus músculos decidieron pedir pan por señas y se pusieron en huelga porque ya no te sostienen.
Recuerdas las primeras regatas en este deporte. Las buenas y las no tan buenas. Todas acumuladas en trozo de trapo que llevas en la frente. Buscas en los años pasados cómo hacías para enfrentarte a esto, y cuando lo haces, comienza a latir de nuevo ese corazón oculto que tenemos todos situado en el lado derecho del pecho.
Y todo sale por pelotas. Porque te aferras el remo a pesar de tener los antebrazos tan…

Agua y arena

Imagen
Las gotas de agua de una palada que te refrescan la cara mientras el sol te ciega desde el horizonte. La brisa del viento que lleva el olor de la hierba recién cortada. El estar sentados en una mesa comiendo los de siempre. Las risas de complicidad con los buenos amigos. Un beso con los altavoces reventándote los oídos y que lo silencia todo. El olor a salitre.
El cantar con tu hermano en el asiento trasero del coche en un inglés que no entendemos ninguno. Tomarse un café con tu abuela al lado del mar. Los abrazos de mamá cuando los días son largos, o los consejos de papá cuando tienes que tomar una decisión importante.
Cuando son tantos los detalles que marcan el carácter y el ser de cada uno, te das cuenta de que no son los grandes acontecimientos de la vida los que te cambian, si no ese agua que llena las rendijas que hay entre las piedras y la arena del tarro del tiempo. 
Que la esperanza siempre ha permanecido viva y permanecerá mientras exista vida, que como dijo un sabio en el mun…

Valor

Imagen
Es algo impredecible que te cae por encima, que cuando te empapa te lleva todo lo malo, todo el estrés y toda la matraca de los últimos días. Es esa ola que choca contra el casco, en la proa, y que te baña como si saltaras desde lo más alto del espigón.

Es ese choque de frío que refresca algo más que las ideas. Que te hace recordar que hay batallas permanentes que no son cuestión de días, si no de vidas enteras. Batallas en las que luchamos por mantener la dignidad en el día a día en medio de una sociedad que no deja de cambiar.
Vivimos en ese mundo que solo traga con lo políticamente correcto y donde un joder siembra más discordia que el ser sometido a una dictadura cortoplacista de quien nunca ha ganado nada. 
Siempre habrá amenazas y desafíos ahí fuera, y siempre habrá ganas de hacerles frente aquí dentro, en el pecho. Al ladito del corazón.
Hagámoslo posible, y el momento de hacerlo es ahora. Creo en ello. Ahora más que nunca.