Entradas

Honestidad leal

Imagen
Si hay algo que admiro realmente de la gente es el poder de la voluntad humana. El poder de anteponerse a cualquier muro o piedra por una causa cuando esa causa es justa y verdadera, cuando se tiene la firme convicción de que eso es lo correcto. Esa chispa en la mirada que se observa con tan solo verse a los ojos.
Si ese fin común, si esa causa que enaltece hasta el más pequeño de los corazones es verdadera, ni nada ni nadie podrá parar a quienes crean en ella.
La honestidad es quizás, junto con la lealtad, los dos valores que más pueden caracterizar a una persona. Y son dos valores que marcan la diferencia. Los que nos hacen marcar diferencias. Son dos valores que nos permitieron lograr lo imposible creyendo en nosotros mismos, con la verdad por delante y siendo fieles a nuestra palabra. 
Esto último es algo que no todo el mundo puede decir.
Y es por ello que seguimos y seguiremos unidos, pues compartimos una causa común. Una causa en la que creemos y que está por encima de los intereses…

Sangre y salitre

Imagen
El dolor nace de las manos, de la mezcla de la piel que se arranca en cada final de palada, de la sangre que brota de las llagas y del agua salada que te bautiza de nuevo. Pero a pesar del dolor, no sueltas el remo. A pesar del dolor, no dejas de luchar. 
Son esos nervios que se escurren por las piernas cuando se escucha el grito ensordecedor de la proa dando la salida. Es esa palada de agua fresca que se mezcla con el sudor y te ciega. Cuando cierras los ojos porque ya no puedes más. Cuando tus músculos decidieron pedir pan por señas y se pusieron en huelga porque ya no te sostienen.
Recuerdas las primeras regatas en este deporte. Las buenas y las no tan buenas. Todas acumuladas en trozo de trapo que llevas en la frente. Buscas en los años pasados cómo hacías para enfrentarte a esto, y cuando lo haces, comienza a latir de nuevo ese corazón oculto que tenemos todos situado en el lado derecho del pecho.
Y todo sale por pelotas. Porque te aferras el remo a pesar de tener los antebrazos tan…

Agua y arena

Imagen
Las gotas de agua de una palada que te refrescan la cara mientras el sol te ciega desde el horizonte. La brisa del viento que lleva el olor de la hierba recién cortada. El estar sentados en una mesa comiendo los de siempre. Las risas de complicidad con los buenos amigos. Un beso con los altavoces reventándote los oídos y que lo silencia todo. El olor a salitre.
El cantar con tu hermano en el asiento trasero del coche en un inglés que no entendemos ninguno. Tomarse un café con tu abuela al lado del mar. Los abrazos de mamá cuando los días son largos, o los consejos de papá cuando tienes que tomar una decisión importante.
Cuando son tantos los detalles que marcan el carácter y el ser de cada uno, te das cuenta de que no son los grandes acontecimientos de la vida los que te cambian, si no ese agua que llena las rendijas que hay entre las piedras y la arena del tarro del tiempo. 
Que la esperanza siempre ha permanecido viva y permanecerá mientras exista vida, que como dijo un sabio en el mun…

Valor

Imagen
Es algo impredecible que te cae por encima, que cuando te empapa te lleva todo lo malo, todo el estrés y toda la matraca de los últimos días. Es esa ola que choca contra el casco, en la proa, y que te baña como si saltaras desde lo más alto del espigón.

Es ese choque de frío que refresca algo más que las ideas. Que te hace recordar que hay batallas permanentes que no son cuestión de días, si no de vidas enteras. Batallas en las que luchamos por mantener la dignidad en el día a día en medio de una sociedad que no deja de cambiar.
Vivimos en ese mundo que solo traga con lo políticamente correcto y donde un joder siembra más discordia que el ser sometido a una dictadura cortoplacista de quien nunca ha ganado nada. 
Siempre habrá amenazas y desafíos ahí fuera, y siempre habrá ganas de hacerles frente aquí dentro, en el pecho. Al ladito del corazón.
Hagámoslo posible, y el momento de hacerlo es ahora. Creo en ello. Ahora más que nunca.




Samba del 1 de Abril

Imagen
La solución fácil sería darlo todo por hecho, el asumir que todo seguirá igual, que no hay más solución que perder la esperanza en cambiar las cosas, que todo es tiempo perdido, que hay muros inamovibles, que prevalecen los pasos atrás.
Pero todo valdrá la pena. Absolutamente todo.
Siempre he creído que el que la sigue, la consigue. Que quien pelea hasta el final fiel a sus ideales y a uno mismo termina por llegar al destino, porque como decía Edmun Burke: Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada.
Y es en estas ocasiones, en las que lo único que tienes para seguir adelante son la confianza depositada en los tuyos y tus propias convicciones, que te das cuenta de que es todo cuanto necesitas para seguir siendo tu mismo.
Siempre hay dudas y miedos, al igual que siempre habrá quien sucumba a ellos o decida plantarles cara.



Ser Boris

Imagen
Ser Boris Karloff, al margen de ser un actor de películas de terror,  fue una persona que supo anteponerse a todos cuantos traumas aparecieron en su vida con el único objetivo de ser feliz. Fue una persona que idealizó hasta lo máximo posible el ser alguien honrado, leal y fiel a sí mismo, a pesar de todos los problemas que le puso el destino.
Él se enfrentó a sus miedos internos, y asumió su nombre a raíz de dos momentos clave de su vida: el decidir ser quien es a pesar de las barreras del momento, y el apellido de quien finalmente asumió ser. 
Ser Boris era un maricón con el que todos se metieron, pero que con el tiempo todos acabaron respetando. Al fin y al cabo, tantas hostias merecían un reconocimiento.
Desconozco si fue por su afán de ir hasta el final, por el "me la pela" de los chavales contemporáneos, o por el simple hecho de ser una persona que rompiendo todos los moldes de la época, decidió vivir su vida. Sólo su vida. Ser feliz. Algo que a día de hoy, aun hay gente …

Límite de 1

Imagen
Es en situaciones límite cuando uno realmente conoce lo que es capaz de dar de sí mismo. Cuando uno explora los límites que cree tener para llegar a aquellos que ni tan siquiera se ha podido llegar a plantear. Porque son esas ocasiones en las que pensamos en tirar la toalla y decimos que no, que nos forja el carácter.
Decía una buena canción que la vida es demasiado corta como para pasártela caminando, así que corre, ríe, grita, canta y ama. Y ama con todo lo que tengas.
Y esa es la forma de vivir la vida. Dándolo todo de ti hasta el último minuto. Hasta el final. Aunque duela y creamos que no seamos capaces de soportar el dolor. Lo dicen los sabios: el dolor es momentáneo, pero la gloria… La gloria es eterna.
Que los whisky con TSFH por la noche están bien para recargar las pilas mientras ya piensas en lo que tienes que hacer mañana. Que los objetivos no han variado ni un ápice, y que como siempre, lo mejor está por llegar. 
Dedicar algo que nunca podemos recuperar como es el tiempo, e …