Entradas

Elevación

Imagen
Con los años aprendes muchas cosas, pero especialmente, aprendes a ser paciente. Aprendes como escritor a tomarte tu tiempo y a no publicar lo primero que se te pase por la cabeza, porque con dieciséis años, cuando medio empecé en este mundo, lo importante no era lo bien que quedara, lo que quisiera transmitir o que tuviera un mínimo de cero faltas de ortografía.
Por aquellas lo importante era más la cantidad que la calidad, y resulta curioso cómo han pasado los años y aquí sigue esto, pero con las tornas cambiadas. Con algunos libros encima, sí, pero también aprendiendo a rezarle a la inspiración para que cuando llegue tenga a mano las notas del móvil si no me pilla con un ordenador cerca, o que la imaginación, como de costumbre, siga igual de desbocada que hace una década. 
Decía Sócrates que el secreto de los cambios no es enfocar todas tus energías en la lucha contra lo viejo, si no en la construcción de lo nuevo. En algo que te cambie para mejor, que ilumine el camino ya no solo p…

A golpe de latido

Imagen
Nunca sabes si las decisiones que tomas terminan siendo las correctas o no. Al fin y al cabo, todos y cada uno de nosotros somos las decisiones que tomamos, con las que dormimos cada noche, y con las que nos levantamos cada mañana.
Son las que nos hacen llorar en el momento que se toman cuando son difíciles, porque las decisiones difíciles son las que realmente acaban curtiendo el carácter. Las que te forjan como persona y las que te enseñan a crecer durante tu propio camino.
De vez en cuando, en ese camino, te encuentras esas bifurcaciones en las que tienes que elegir cuál es el sendero que debes tomar. La decisión es tuya, y aunque desde pequeños nos enseñan a no fallar, a ser los mejores y los que más saben, hace tiempo que has renunciado a querer ser el mejor para contentarte en simplemente ser feliz. 
En sonreír cada día porque nunca sabes cuándo será la última vez que lo hagas.
Supongo que es como cuando pides una canción para escribir una entrada, y acabas encontrando una que en su…

Onda luminiscente

Imagen
Nunca dejas de admirar las sorpresas que te da la vida, al igual que nunca llegas a conocerte a ti mismo.
Piensas que te conoces hasta el fondo, que tú más que nadie sabes lo que harás en cada momento y con cada decisión, pero cuando llega ese momento en el que tienes que tomar la decisión que crees que es la correcta, te sorprendes haciendo aquello que has hecho siempre: guiarte por el corazón.
Las mentes pensantes dirán que se trata de una locura, que es la mayor de las locuras en las que te has embarcado, aunque ciertamente ya llevas unas cuantas. Que seguir adelante conlleva dificultades y contratiempos, pero todo lo que vale la pena los conlleva. Uno siempre debe ser consecuente con sus actos. Hasta el final. No, hasta el final no. Siempre. 
Quizás sea un regalo de cumpleaños inesperado, o tal vez esa madurez que llega un poco tarde. Quizás es como en una de esas grandes canciones que se han escrito a lo largo de la historia en la que rezan que “los hombres sabios dicen que solo lo…

Cuestión de mentalidad

Imagen
Hay personas que llevan bastante mal el trabajar bajo presión, otras que no saben vivir sin ella, y otras, que a pesar de que la gente crea que llevan tantas cosas y hacen tantas cosas que solo el pensarlo agota, y que es imposible que pueda con todo, acaban sorprendiendo con una sonrisa y demostrando que se puede. 

Puede hacerse, si se está de acuerdo en pagar el precio por ello.
Dicen que el que mucho abarca, poco aprieta. Y es cierto. Se hace muy duro en ocasiones el tener que renunciar a un rato en el sofá, el acostarse a las dos de la mañana y levantarte a las siete y media, o algo tan simple como sería el sentarte a comer con tus padres en la mesa a la hora de la comida que acaba siendo una misión imposible.
Es muy alto el precio que paga uno, tanto, que solamente quien paga sabe lo que cuesta cada moneda que va en el interior del saco.
Pero cuando piensas en todo eso, en todo lo que haces, en todo lo que dices, en todo lo que trabajas y a todo lo que renuncias por algo que ni si qu…

Inmunidad

Imagen
Todo acabó siendo como en una de las películas más taquilleras del año, desde que nos conocimos hasta la actualidad.
Después de olvidar tanto daño, me cogiste y me enseñaste a colorear. Que volar ya no es despegar los pies del suelo, si no tumbarse en un banco a esperar a que el Sol deje de brillar y que el viento cese de arrullar.
Que apareciste cuando pensaba autodestruirme, cuando menos te lo esperas y más falta hiciste, cuando te preparas para morir y saltas de un rascacielos partiendo los vientos hasta caer cerca de ti. Porque las historias de princesas y príncipes son cosa del pasado, la vida no es Disney, pero podría serlo a tu lado. 
Partir un latido con un trueno silencioso, un beso robado y fotografiado a las puertas del Infierno, un motivo por el que vale la pena luchar. Porque por primera vez no diré "eres mi debilidad", si no que "eres mi inmunidad", la que me hace más fuerte, más seguro, y encontrarme en paz.
Porque el hacer el amor de nuestras manos desa…

Kilómetros/hora

Imagen
Que cuando uno decide embarcarse en viajes que tienen un billete de ida siempre lo hace pensando en si debe coger uno de vuelta, por si acaso. Porque nunca se sabe. Pero no lo haces porque sería cortar las alas a los sueños, y como se dice: Si me estoy haciendo ilusiones y me están quedando preciosas, ¿para qué  dejar de hacérmelas?
Porque ese es el motor de nuestra vida. La ilusión, las ganas, las aventuras que vives y sientes en el interior sin importar el dónde, ni el cuándo, ni tan si quiera un porqué. 
Porque no se trata de los kilómetros ni del tiempo en recorrerlos, si no de la causa por la que los recorres. Porque no existe frontera física ni mental si en el corazón late un sentimiento que nubla la razón y para el tiempo. Que pone freno a lo pesado del día y lo transforma en la tranquilidad de la noche.
Porque todos y cada uno guardamos secretos en nuestro interior, y el truco es dar con quien te lo saque todo sin necesidad de preguntar.


La anciana guerrera

Imagen
La vida nunca para de sorprenderte, de darte lecciones, de enseñarte.
Quien siempre puede haber parecido tu amigo, quizás el día de mañana resulte no serlo. Quien confías que siempre se encuentre a tu lado para vivir momentos increíbles, tal vez no esté, ni vuelva estar. Desconoces los motivos; cada uno tiene los suyos. Pero al fin y al cabo la forma de ser de cada uno es la que es, y el concepto del término “amistad” en el 2019, difiere mucho del que realmente fue su punto de partida.
Pero la vida sigue. Te haces más fuerte y menos ingenuo. Te haces más real y menos perfecto, porque a fin de cuentas, hay intereses que están por encima de los personales a pesar de que haya quien no lo entienda así.
Decía una sabia y anciana mujer que quien quiere la paz, prepara la guerra. Que quien de verdad tiene un objetivo por muy complicado y difícil que sea, con trabajo, paciencia y perseverancia, se logra. Que habrá quien diga que es imposible porque no se ve capaz de lograrlo, pero aquellos que t…