Entradas

Lo que es

Imagen
Con todo lo vivido, lo intenso de los últimos días y todo lo que queda por vivir, no tenía muy claro que era lo que quería escribir. Lo que quería expresar o tan si quiera lo que sentía en un momento dado. Solo he tenido claro que el amor, la amistad y la valentía de creer, son los culpables de haber llegado hasta aquí, de no haber arrojado la toalla y de seguir sumando compañeros de viaje.
A lo largo de este camino, de todos los años, de los golpes y las sonrisas, he aprendido que la gente herida; hiere, y que la gente curada; cura. Que la gente que cambia para bien ayuda a cambiar a la gente, así como aquellas personas que viven amargadas; amargan. 
Son las decisiones quienes nos curten el carácter, quienes nos hacen ir con la cabeza alta por la calle sabiendo del sacrificio de todos aquellos que nos rodean para apoyarnos en algo que está por encima de cualquier entendimiento. De cualquier lógica. De cualquier razón.
Tengo la confianza de que hay momentos duros que acaban pasando. Teng…

Por un digno final

Imagen
Y de pronto un día te sientas delante del ordenador y te pones a releer historias escritas hace tiempo que por uno u otro motivo, no te atrevías a continuar. Historias que encierran tantas horas detrás que no solo es una pena no ponerles un punto, si no un punto y final tal y como se merecen.
El recuperar ese hormigueo en los dedos mientras la música y las teclas son los más fieles amantes que se pueden tener las frías noches de otoño. El sentir que la historia es lo que importa, el futuro que escribes con renglones torcidos pues te permites imponerte la medalla de crear de la nada.
Merecía la pena darle un final digno a una tan buena historia que estaba en el tintero por ser incapaz de enfrentarse a un nombre, pero como diría la amiga Granger: “Temerle a un nombre solo agranda el temor a lo nombrado”, y nadie ha nacido para vivir con miedo. 
Porque da igual lo extensa, larga y dura que sea la travesía, las páginas que ocupe o el tamaño de las letras con las que se escriba, porque lo que…

Ratón y mantequilla

Imagen
Decían los ratones más ancianos del lugar, que cuando un ratón cae dentro de un cuenco de leche, ese ratón se ahoga. Que se muere luchando por aferrarse a un borde y volcar la taza, que se ahoga viendo todo lo blanco que puede ser la luz propia del sol.
Decían estos ancianos, que cuando uno cae en el interior del tazón todo está perdido. Que nadie había salido con vida de eso, que no valía la pena intentarlo, ni tan siquiera luchar. Que era mejor liberar el aire de los pulmones y hundirte recordando los buenos momentos y la vida al lado de los tuyos, de los buenos ratos y del camino recorrido hasta ese punto.
Un día, un joven ratón de campo criado entre estas historias y dado a llevarle la contraria al mundo, la oveja negra de la familia ratonil, luchando por sacar una galleta de una caja en la limpia cocina de la casa de campo en la que tenía su madriguera, cayó en el interior de un cuenco lleno de leche. 
Intentó por todos los medios aferrarse a los bordes de la taza, intentó hacer pie…

Perseverare

Imagen
Creerás que no puedes más y que de nada sirve. Que lo mejor es dejar de hacer lo que haces y dedicarte a otra cosa. Que hasta aquí. Que ya no puedes más porque las piernas empiezan a flaquear, la cabeza a reventarte y el alma a desfallecer. Que las ganas se van. Que el otoño trae consigo el agua y las puertas del crudo invierno.
Recordarás como un flash concatenado todos esos momentos iguales. Similares a este. Esos momentos en los que todo parecía perdido y en los que no se veía el final del túnel, en los que rendirse parecía la opción correcta pero no la más valiente. Ese momento en el que comprendiste que los errores que se tienen a propósito sirven para valorar lo que tienes.  
Da igual lo duro que sea. Lo difícil o lo imposible que parezca. Que mientras exista un ápice de aire en los pulmones y medio latido en el corazón, mientras aún quede un rayo de esperanza y fuerzas suficientes para dar un paso adelante, aún quedará batalla que librar.
El mundo no pertenece a los soñadores e id…

Conquistando demonios

Imagen
Y ahí lo tienes, delante de ti. Como siempre. Impasible con la mirada serena, con los ojos clavados en los tuyos y mirándote hasta más allá del alma. Hasta más allá de lo más profundo de tu mente y de tu corazón.
Lo tienes ante ti. Donde siempre ha estado esperando a que decidas enfrentarte, esperando a que desenvaines para liarte a espadazos con quién te ha arrebatado el sueño, la tranquilidad, y hasta las ganas de otra cosa que no sea el terminar con esto.
Te observa con los brazos cruzados sobre el pecho y las alas recogidas. Con los cuernos resplandecientes bajo la luz de las velas. Él no te tiene pánico ni terror, nunca te lo ha tenido, y nunca te lo tendrá. 
El mayor de tus adversarios, el más increíble de tus miedos. El demonio que te acecha las noches sin luna y que te roba los sueños. Ese muro del hormigón contra el que has luchado años sin lograr hacer un solo rasguño.
Pero tiras la espada al suelo. Caminas hacia él mirándole a los ojos y logras atisbar el desconcierto en su mir…

Sombras nocturnas

Imagen
Te coserán a hostias hasta dejarte sin mandíbula, hasta que las costillas se te claven en los pulmones y el bazo te diga basta. Te romperán las tibias, la cadera y las muñecas. Te escupirán a la cara mientras estás tirado en el suelo hecho un ovillo de sangre y dolor. De pura sangre y dolor.
Rezarás para que alguien corra en tu ayuda, pero la verdad es que estarás solo y rodeado de matones cuyo único pasatiempo es crear melodía de terror con cada grito de exhales, con cada lágrima que viertas y con cada gota de sudor que desprendas.
Y será ahí, tirado en el suelo de un callejón bajo la luz de una farola, rodeado de sombras nocturnas, que tendrás que buscar en tu interior para resistir.
Pero no vale solo resistir. No vale aguantar la paliza que cuatro matones de barrio a cara tapada te meten entre trago y pitillo. No vale, no llega y no sirve de nada. Entonces apelarás a lo que tengas más adentro de ti. A lo único que te queda y a lo que no llamas porque nunca te ha hecho falta. 
Tirarás d…

Héroe a secas

Imagen
Porque hay batallas que se libran con la mirada y contra los demonio del alba. Con la mala sangre de quienes solo buscan lo malo y nada lo bueno, contra los que únicamente quieren ser desdichados y se empecinan en serlo.
Habrá batallas que se libren bajo la luz de los focos y el ensordecedor retumbar de la música. Que serán sigilosas en medio del caos sembrado por el hombre, y tan cruciales como las que precedan al Armagedón. 
Porque hay ocasiones en las que ser un caballero solo armado con un anillo, será la más tierna, dura y sincera prueba de lealtad, amor y cariño que se pueda demostrar en un lugar donde los edificios rozan el cielo. Donde el tiempo solo se pare lo que dura un beso, donde una lágrima se diferencie del océano.
A veces no es necesario tener superpoderes, porque un beso termina siendo la mayor de las armas, el más fuerte de los escudos, la más poderosa de las lanzas.