Entradas

Totum Revolutum

Imagen
Tormenta. Mar brava y truenos. Rayos que parten el cielo plomizo y ocultan el sol. La fuerza del agua batiendo contra las rocas y la bruma cubriéndolo todo, más allá de hasta dónde puede llegar la vista.
Y calma. La calma en medio de todo. El sol que rompe con la niebla y que lo desplaza. Las alas blancas que bajan del cielo y los pétalos que se elevan con el viento, el oasis del desierto, luz en la oscuridad. 
El caos reducido a la mínima expresión después de una mirada, un grito en medio de la noche que casi para el corazón. El quiero y puedo porque lo merezco, el susurro al oído sobre lo que es la felicidad.
Porque la esperanza es más fuerte que el miedo a dejar de volar.


Oveja negra

Imagen
No hace mucho que leí que ser la oveja negra de la familia no debería ser preocupante, ya que seguramente fueras el sueño cumplido de todos tus ancestros.


Que pasas a formar parte de ese elenco de personas que hace de su rebeldía la bandera con la que asiste a cada batalla. Que apela al inconformismo como el principal ideal de ser feliz a pesar de los pesares. A pesar de quienes constantemente deciden cuestionar una forma de vida, un sentimiento o una pasión.


Tenacidad y determinación. 


Quizás estas dos palabras sean las que se puedan esconder debajo del pelaje negro de la oveja que se quiere salir del rebaño. De la oveja que no renuncia a ser fiel a su personalidad, a sus sentimientos y a su forma de pensar, de ser, de amar. De la oveja que decide tomar sus decisiones con independencia de la presión social a la que se le quiera someter con el único fin de cumpla con la parte más egoísta del resto de las ovejas blancas del rebaño.


No, ser una oveja  negra no es un defecto, es la certeza d…

Hierro indomable

Imagen
Déjame contarte como me gustaría que fuera la vida. Con océanos por delante y atardeceres interminables, corriendo por el horizonte persiguiendo una eterna puesta de sol. Con el corazón latiendo al compás de la brisa del mar y el naranja bañándome por completo.
Déjame contarte como me gustaría que estuvieras a mi lado. Que supieras que voy a lograr lo imposible, y que no hay mayor convicción en mi pecho que el saber que estoy tomando el camino correcto porque es el que realmente quiero. Que la decisiones difíciles que te llevan a un punto de partida que creías que dejabas atrás, son la certeza de que el camino que uno debe de tomar es el que le marca lo más profundo de su corazón. 
Déjame contarte que el sol duerme en antorchas de piedra pegado al mar. Que desde tierra es lo que se ve con la mirada pequeña, pero que mirando más allá lo único que hay es la inmensidad que separa la costa de la libertad.
De ese hierro que nunca se dejará martillear, pero que bailará al son de los golpes ha…

Llama de acero

Imagen
Y mantienes la mirada al frente. Mientras todo arde a tu alrededor, mientras todo se consume en cenizas.


Te enfrentas a todo aquello que quiera cortarte el paso. Sin templanza y sin titubear, sin ningún tipo de compasión; sin ningún tipo de remordimiento ni tan siquiera derramando una sola lágrima. Sin apartar la mirada de lo que tienes delante de ti.
Solo importa la meta, y en este excepcional caso, el fin justifica cualquier medio.
Has descubierto cual es la siguiente meta, cual es la siguiente parada, la ciudadela en esta épica que está esperando para ser asediada. Has desplegado el mapa, señalado con la punta de la daga el camino y vislumbrado las sirenas que te pueden apartar de él. 
Pero es ese maldito cosquilleo que te recorre desde los talones hasta la nuca lo que te indica que estás tomando el camino correcto. A fuego y sangre, a llamas de acero. Que estas siguiendo la estrella que te iluminó hace más de 20 años, y que ni nada ni nadie podrá apearte de esta aventura.
No habrá pied…

Entrepuntos

Imagen
Aparecen de la nada esos retos que te cambian la vida. De los que tienes que sacar el tiempo de debajo de las piedras porque el día tiene 24 horas por mucho que quieras hacer de ellas 36. De esos momentos en los que sales a correr con el rocío bañándote la cara y mezclándose con el sudor.
Ahora que los retos ya no se acumulan, si no que prosiguen. Que las metas han cambiado porque como buen gallego se han movido los marcos para coger un poco más. Para ir a por algo más grande de lo cosechado, con el único objetivo de no dejar de correr con la mirada fija en el mañana que vendrá. 
Todos hemos nacido para morir, lo que nos diferencia es lo que cada uno decide hacer mientras este último momento no llega.
Porque ya no es el olor del salitre del mar, de la leña ardiendo en la cocina, de los dedos rozando el papel mientras la tinta se fija en él, ni las melodías que nacían con las teclas del ordenador contando una historia; es el descubrir otro sendero que se abre en el camino, que la posada h…

El regreso de la diosa interior

Imagen
Y apareciste de nuevo, en un rincón del alma.
Apareciste en uno de esos momentos en los que más lo necesitaba, como esa enorme bocanada de aire después de salir de debajo del agua. Justo en ese instante en el que rompes con la superficie y abres la boca para absorber la brisa helada del invierno.
Siempre has estado ahí. En ese hueco oscuro, frío y cerrado en el lado derecho, a la altura de las costillas flotantes y al que hacía años que nadie bajaba. Y allí te encontré: encadenada en la humedad de la noche, con tus muñecas ensangrentadas por el roce con los grilletes y los ojos cansados de llorar. 
Y es que cuando miraste de nuevo a la luz, cuando se abrió la puerta, se me partió el alma al ver tus ojos azules como el mar Circasiano enrojecidos como el Hades, y caí en la cuenta de cuánto te había echado de menos, de cuanto añoraba la compañía de esa diminuta diosa interior.
Desempolva de nuevo tus maracas, pequeña. Que ha llegado la hora de volver a bailar. Depílate las piernas y ponte t…

Luna roja

Imagen
Y llega un momento en el que cruzas la meta. En el que logras llegar. En el que después de tiempo luchando por causas perdidas las terminas ganando, ese instante en el que después de la euforia, asimilas que se terminó ese sendero. Has obtenido uno de los medios necesarios para un fin, pero se acabó.
Ahora es como un vacío. Como el famoso clavo que Rosalía de Castro se arrancó del corazón. Como la inexistencia de un tiempo pasado que acabó marcando el futuro. Como la cara oculta de la luna, a la que nadie nunca logra llegar, donde se acaban las comunicaciones, la conexión, y el tiempo deja de existir. 
Dicen los viejos de la vida que cuando empiezas a pender de un hilo, es cuando realmente comienzas a rendir, y quizás me he acostumbrado a caminar por el borde durante tantos años que el haber dado un paso hacia atrás para salvarme del precipicio, haga que parezca que mi vida se ha parado.
Pero siempre hay y habrá nuevas metas por conquistar. No porque el mundo haya dejado de parecer tan g…