Entradas

Continuará

Imagen
Dicen los sabios que cuando uno tiene que tomar una decisión y duda sobre cual tomar, tiene que escoger aquella que le cause más dolor, más fatiga, más sufrimiento. Que debe de ser una decisión que marque a fuego el porqué de las cosas, el carácter de cada uno, el sentido de la palabra.
Son como esas nubes negras que se ven en el horizonte después de un día soleado. Como esa batalla que se sabe que se tiene que librar, que tiene fecha y hora, y que el tiempo tarde o temprano pondrá delante de ti. 
Porque así es la vida: Te golpea duroy donde más te duele, y está en tus manos el levantarte, ser fuerte y seguir tu camino; seguir adelante, seguir siendo tu mismo. En levantarte del barro, mirar al cielo encapotado que descargan con furia el agua sobre tus hombros, y sonreír.
Porque hay respuestas que ya tenemos dentro de nuestro corazón antes de hacer las preguntas, porque hay sentimientos que surgen sin cruzar miradas, y porque las despedidas no son despedidas para siempre, simplemente, por…

El último cabo

Imagen
Duermes como el culo porque tienes ganas de que se alce el nuevo día. Te acuestas pronto por querer ver el amanecer. Comes lo justo y suficiente para mantenerte y seguir adelante, por seguir detrás de las metas de las que acabas hasta las pelotas porque valen la pena, y esto está por encima de todo lo demás.
Ha sido un camino largo. Muy largo. Tanto que quienes lo emprendieron contigo ya no están a tu lado, otros se han cruzado, y tu no se has movido del piñón fijo que te impusiste tiempo ha. Porque tienes tantas llagas en los pies de llevar los tenis sin calcetines, que los callos te cuidan de las piedras del camino cuando vas descalzo. 
Porque llegó el momento de enfrentarte a ese demonio que te quita el sueño por las noches y te atormenta durante el día.
Somos quienes somos por todo lo vivido. Por los riesgos que asumimos con nuestras acciones, por las lágrimas que vertemos cuando cruzamos la línea de meta, por los sueños guardados en frascos y por todos los amores que hemos vivido.
P…

Maybe I'm a Lion

Imagen
Durante años lees, lees mucho y te creas tu idea del mundo.

Cuando eres niño y decides por tu cuenta y riesgo aterrizar en el mundo la épica, de la heroica, de los ideales duros como el acero y que la palabra dada tiene más valor que un trozo de papel firmado, todo empieza a edificarse. Empiezas a forjar tu carácter y tu camino.
Creces, pero no olvidas las raíces. No olvidas las gestas que alumbraban las noches de invierno, ni las noches en vela escribiendo capítulo tras capítulo de las historias que guardaban tras de sí algo de realidad, hasta que finalmente, cuando ya dejas la adolescencia atrás y entras en lo que se le llama “ser adulto”, acaba llegando la hora de ponerlo en práctica.
Y lo haces, indudablemente. 
Lo haces por vocación y por convicción. Lo haces seguido por ese aire caliente que notas en la boca del estómago cuando sabes que tienes razón, y defiendes la causa con tanta pasión que arrollas.
Porque el mundo cambia, y las personas que aprendemos constantemente lo hacemos c…

Cuerpo de escombro

Imagen
El pelo es como una casa vieja que estás arreglando.

Picas las paredes para dejarlas al aire, retiras lo viejo y dejas solamente los cimientos, los que la mantienen en pie. La estructura con la que nació y permaneció erguida todos estos años frente a temporales, terremotos y el paso del hombre.
Pero no tiras ese escombro. Lo empleas en las nuevas construcciones. Usas los restos de lo viejo para seguir levantando lo nuevo. Para asentar cimientos y rellenar bloques de hormigón. Para mantener la esencia de lo que siempre has sido por dentro, aunque te cambien por fuera. 
Porque te podrán cortar todo el pelo que quieran, que este seguirá creciendo, y tú decidirás si te lo cortas o te lo dejas viento, que como dice esta canción: moriré viviendo igual de libre que mi pelo.
Llegarán momentos duros, más duros de los vividos y de los que pensaste que podrías vivir, pero saldrás adelante. Porque quien nunca se rinde mientras va de fracaso en fracaso, no se topa con la victoria por pura casualidad.…

Lo que nunca falla

Imagen
Todos nos sacrificamos, algunos más que otros, pero todos y cada uno de los que comparten este viaje compartimos algo que va inherente en el carácter de las personas, en las causas que engrandecen el corazón porque se tiene la certeza y la confianza que son causas justas, verdaderas y sentidas.
Que las horas que les robamos a los nuestros para esto, son horas que tienen un sentido y un fin. 
Que las lágrimas en las derrotas no fueron otra cosa que los bloques sobre los que construimos cada día de nuestra esperanza, y que las decepciones y las frustraciones, en muchos casos con uno mismo porque nunca se sabe si uno puede dar más de sí, son la argamasa que lo aguanta todo.
Pueden fallar las esperanzas depositadas en el azar, el creer que el sacrificio tiene que ser recompensado como si la vida entendiera de estas cosas y no fuera injusta en ocasiones, y en otras nos devolviera el favor. Fallan las ganas en ocasiones, y las fuerzas en otras. Fallan los astros y los designios. Todo puede fal…

A letra de alma

Imagen
Una de las grandes putadas que puede tener esto de escribir, es el quedarte en blanco a la hora de escribir algo importante. De esos momentos en los que quieres escribir algo verdaderamente importante pero no logras encontrar las palabras adecuadas ni la forma de transmitirlas.
No salen, y no es porque estés en blanco, ni por los nervios, ni por nada que se le parezca. Es curioso que así sea como me encuentre después de prácticamente toda una vida escribiendo, pero supongo que son las cosas que uno nunca se espera y que acaban surgiendo. 
Aquí ya no sirve la improvisación, ni hablar con lo primero que se te pase por la cabeza, o tan siquiera por el corazón. Es uno de esos momentos en los que ya no sabes con lo que escribir, y es cuando te das cuenta de que los dictados de tus actos ya no tienen que ser relatados por los dedos de tus manos, si no con las palabras que te murmure alma.
Por una vez, aquello que escribas, que sean versos de alma, sentimiento y de puro amor.


Segundo a segundo

Imagen
No, nadie dijo que fuera fácil. Que fuéramos impecables y perfectos. Tampoco nunca nos lo creímos. Tenemos la fe suficiente como para saber que la única religión que hay en esto es el sudor de la frente, las durezas de las manos y la esperanza en la brisa marina.
Todos los golpes dejan marca. Unos más que otros, pero todos dejan marca. Son los que marcan el carácter, los que crean personalidad y los que te hacen diferente. Único. Alguien normal. Los que decantan quien piensa en seguir adelante o quien se da por vencido. 
Nadie regala nada, y si algo tenemos claro, es que siempre hemos sido de los que les gusta ir a la guerra, de los que se arman con un cuchillo en los dientes y una metralleta a la espalda, de los de la bandana en la frente y la sonrisa como marca de identidad. De los que nunca dejan un compañero atrás y la lían parda si alguien nos dice lo contrario, porque somos la familia que escogimos ser.
Somos quienes tienen el derecho propio a llamarse amigos y camaradas, quienes …