Entradas

Valor

Imagen
Es algo impredecible que te cae por encima, que cuando te empapa te lleva todo lo malo, todo el estrés y toda la matraca de los últimos días. Es esa ola que choca contra el casco, en la proa, y que te baña como si saltaras desde lo más alto del espigón.

Es ese choque de frío que refresca algo más que las ideas. Que te hace recordar que hay batallas permanentes que no son cuestión de días, si no de vidas enteras. Batallas en las que luchamos por mantener la dignidad en el día a día en medio de una sociedad que no deja de cambiar.
Vivimos en ese mundo que solo traga con lo políticamente correcto y donde un joder siembra más discordia que el ser sometido a una dictadura cortoplacista de quien nunca ha ganado nada. 
Siempre habrá amenazas y desafíos ahí fuera, y siempre habrá ganas de hacerles frente aquí dentro, en el pecho. Al ladito del corazón.
Hagámoslo posible, y el momento de hacerlo es ahora. Creo en ello. Ahora más que nunca.




Samba del 1 de Abril

Imagen
La solución fácil sería darlo todo por hecho, el asumir que todo seguirá igual, que no hay más solución que perder la esperanza en cambiar las cosas, que todo es tiempo perdido, que hay muros inamovibles, que prevalecen los pasos atrás.
Pero todo valdrá la pena. Absolutamente todo.
Siempre he creído que el que la sigue, la consigue. Que quien pelea hasta el final fiel a sus ideales y a uno mismo termina por llegar al destino, porque como decía Edmun Burke: Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada.
Y es en estas ocasiones, en las que lo único que tienes para seguir adelante son la confianza depositada en los tuyos y tus propias convicciones, que te das cuenta de que es todo cuanto necesitas para seguir siendo tu mismo.
Siempre hay dudas y miedos, al igual que siempre habrá quien sucumba a ellos o decida plantarles cara.



Ser Boris

Imagen
Ser Boris Karloff, al margen de ser un actor de películas de terror,  fue una persona que supo anteponerse a todos cuantos traumas aparecieron en su vida con el único objetivo de ser feliz. Fue una persona que idealizó hasta lo máximo posible el ser alguien honrado, leal y fiel a sí mismo, a pesar de todos los problemas que le puso el destino.
Él se enfrentó a sus miedos internos, y asumió su nombre a raíz de dos momentos clave de su vida: el decidir ser quien es a pesar de las barreras del momento, y el apellido de quien finalmente asumió ser. 
Ser Boris era un maricón con el que todos se metieron, pero que con el tiempo todos acabaron respetando. Al fin y al cabo, tantas hostias merecían un reconocimiento.
Desconozco si fue por su afán de ir hasta el final, por el "me la pela" de los chavales contemporáneos, o por el simple hecho de ser una persona que rompiendo todos los moldes de la época, decidió vivir su vida. Sólo su vida. Ser feliz. Algo que a día de hoy, aun hay gente …

Límite de 1

Imagen
Es en situaciones límite cuando uno realmente conoce lo que es capaz de dar de sí mismo. Cuando uno explora los límites que cree tener para llegar a aquellos que ni tan siquiera se ha podido llegar a plantear. Porque son esas ocasiones en las que pensamos en tirar la toalla y decimos que no, que nos forja el carácter.
Decía una buena canción que la vida es demasiado corta como para pasártela caminando, así que corre, ríe, grita, canta y ama. Y ama con todo lo que tengas.
Y esa es la forma de vivir la vida. Dándolo todo de ti hasta el último minuto. Hasta el final. Aunque duela y creamos que no seamos capaces de soportar el dolor. Lo dicen los sabios: el dolor es momentáneo, pero la gloria… La gloria es eterna.
Que los whisky con TSFH por la noche están bien para recargar las pilas mientras ya piensas en lo que tienes que hacer mañana. Que los objetivos no han variado ni un ápice, y que como siempre, lo mejor está por llegar. 
Dedicar algo que nunca podemos recuperar como es el tiempo, e …

El son de Notre Dame

Imagen
Cuando formas parte de la generación Disney recuerdas todos esos lugares que te encantaría visitar para sentir que sigue ahí el niño que creció contigo. Que se oculta en esa parte dentro de ti y que de vez en cuando susurra tu nombre para recordar que aún no ha muerto. Que sigue vivo en ese lugar reservado para los momentos que te forjan.
Y fue imposible no recordar esta tarde, mientras veía las imágenes de la Catedral de Notre Dame siendo pasto de las llamas, la canción de una de esas películas que he visto hasta la saciedad, cuyo VHS se guardaba entre "El Rey León" y "La Bella Durmiente" y se repetía en el vídeo más que el ajo en los filetes de pollo. 
Porque ese emblemático edificio era el corazón de una gran película. Esa película que te enseñó que el ser diferente y el llevarlo con orgullo, era el camino correcto para ser feliz. Porque aunque el fuego la quemara hasta sus cimientos, hasta dejar a la piedra desnuda desprovista de toda su historia tras haber sobre…

Saltar

Imagen
Imaginaos que estáis en un bajo, en una zona que tiene dos metros y medio de alto, y tenéis una cama elástica. Que tenéis ese receptáculo de escasos dos metros cuadrados donde se condensa toda vuestra infancia y preadolescencia, donde las canciones de Camela hacían eco de las carcajadas con los colegas que saltaban en la lona de al lado y el tiempo transcurría sin prisa, pero sin pausa.
Imaginaos ese momento en el que te toca asumir que has crecido, que ya no eres ese niño despreocupado pendiente de Pokémon o Digimon, que ahora lo importante son las oposiciones y tu rumbo. Pero te ponen una cama elástica delante. Con esos dos metros y medio de alto en los que si te pasas saltando acabas reventando el techo de pladur. 
Y es que al final te da absolutamente igual, porque conectas con lo que siempre has sido: ese crío con la paga de los abuelos que se la fundía en el tiro para conseguir petardos. El que se colaba en plena noche en las obras para dar su primer beso, o el que tenía como ofic…

Ajedrez

Imagen
Dicen que cuando crecemos nos tomamos las cosas más en serio. Que maduramos y asentamos ese nervio que tenemos dentro y que en algunos casos nos hace más eléctricos que la propia electricidad.
Dicen, y no sin tener razón, que la juventud va ligada a ser como esas ramas de árbol recién cortadas, por lo de que la gente joven es leña verde y todo humo. Pero también va ligada en la pasión y la intensidad con la que decides vivir el momento, con las ganas y la fuerza que le pongas a algo en lo que creas desde el primer minuto. Desde ese instante en que dices un “Te lo prometo” y pones toda tu intención, fuerza y valentía en llegar hasta la meta. 
Y vale la pena. Por muchos motivos, pero quizás el mayor de ellos, sea el saber que has cumplido con tu palabra. Que has logrado tu objetivo, pero que lo has logrado con perseverancia, trabajo duro, y sin deberle nada a nadie más que a ti mismo.
Por todos esos momentos de zozobra, por todos esos instantes y sonrisas. Por todos aquellos momentos en lo…