Simplezas


Miro las estrellas mientras el tiempo no se para, como siempre. Sonrío, vuelvo a sonreír, y la felicidad se filtra por cada poro de mi rostro, por cada célula cargadas de vida y de ganas.

Dejamos atrás el peaje y a la trabajadora de Audasa con el ticket en la mano tras salir quemando rueda. Sigo sonriendo. Amigos, algo más que amigos, ya casi familia. La ría de Vigo a la derecha y a la izquierda, el resto de Galicia. El termómetro a 9 grados pero estamos sudando, no sabemos si consecuencia de la condensación, o por las risas de haber atropellado al espíritu santo… Palomas suicidas que se estrellan contra la luna delantera de tu coche en plena crisis.

Pero aquí sigo, feliz y contento, y es entonces cuando me doy cuenta de cuanto se pueden llegar a atesorar estos momentos, de cuanto puedes albergarlos en tu corazón, de las risas con los amigos, de los chistes tan sumamente malos que hasta dan ganas de pegar, de los abrazos, de los consejos, de todas y cada una de las estrellas que te guían por el camino de los sueños. Sonríes mientras miras a través del cristal y entonces piensas en la suerte que tienes, la suerte de ser tan sumamente feliz con cosas tan simples.

Amo mi forma de vivir, sobretodo, si vivo de una forma tan humilde y sencilla.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas