La historia se ha terminado


Bajaba por la oscuridad en caída libre, con el corazón abierto y con las estrellas siguiendo mi estela hacia el vacío. Me gustaría saber en aquel entonces todo lo que sé ahora, no inclinarme jamás, a pesar de que la gravedad duela y los huesos se cansen, haciendo que me despierten de mi propio sueño.

Caí de las nubes de algodón y me hice pedazos al llegar al suelo, pero ahora estoy despierto. Sin perder el sueño rogando por mi norte. Las piezas se recogieron una a una por sí mismas mientras las pisaban y las resquebrajaban, pero siguieron juntándose a pesar de los obstáculos y de las intrigas. Ya no tengo que fingir y ya es demasiado tarde. La historia se ha terminado.

Ahora, a pesar de haber caído desde la estratosfera, de haber pasado años recolectando piezas, por fin he pegado la última que me quedaba. Tras los truenos retumbantes y castillos destruidos, sí, estoy despierto y he nacido de nuevo. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas