No enemies


Charles Mackay era un poeta escocés que recientemente se hizo famoso por la serie de Netflix “The Crown”, cuando una impecable Margaret Thatcher encarnada en Gillian Anderson le responde a Su Majestad la Reina Isabel II con uno de sus trabajos titulado No Enemies (Sin enemigos):

¿No tienes enemigos, dices? ¡Pobre de mí, amigo mío, que orgullo tan pobre! Quien se ha mezclado en la lucha por el deber que soportan los valientes, ¡debe de haber hecho enemigos! Si no tienes ninguno, pequeño es el trabajo que has realizado. Si no has castigado a ningún traidor, si no has alejado ninguna copa de tu labio perjuro, si nunca has convertido el mal en bien, has sido un cobarde en la batalla.”

Mackay defendía que una persona que luche por lo correcto siempre tendrá enemigos, y que una persona que no los tenga, habrá vivido como un cobarde.

Que no es necesario atacar a aquellos que no estén de acuerdo contigo, pero que sí debes sentirte cómodo caminando con quienes hablen cosas negativas de ti. Que debes aceptar que estar en el bando de la luz siempre ha acarreado ataques de las sombras, y que el progreso viene de empujar los límites, de sentirse incomodo.

De llevarlo todo a ese lugar a donde siempre han tenido miedo de llegar hasta que alguien decide hacerlo. Que como diría Carlos Dossi: De ser parte de esos locos que abren los caminos, para que después los sabios transiten por ellos.



Entradas populares de este blog

Las pilas de Nesperino

Nothing or all