Misterio


Hay algo triste cómo puede el ser no tener amigos, pero hay algo aún más triste, que es el no tener enemigos. Una persona que no tiene enemigos, no es otra que una persona que no tiene talento que le haga sombra, ni valor que se tema, ni honra que se murmure, y ni mucho menos, alguna cosa buena que se le codicie.

Es por ello que jamás se le tiene que tener miedo alguno a vivir la vida tal y como nuestro corazón suplicante desea, que no se tiene que tener miedo al futuro si el pasado es sólido y firme, y que ni mucho menos, se tiene que tener miedo a arriesgar una, dos, tres o las veces que haga falta, sobretodo, cuando el corazón está en juego.

En esta vida hay que amar sin medida, pues el amor medido es un amor que no vale la pena, ama con el corazón, pues amar con la cabeza es toda una locura, ama contra viento y marea, contra los kilómetros y contra los vientos, porque si amas de verdad, tu otra mitad estará en tu interior.

Misterio, bonito nombre para una parte de nuestro cuerpo que nos da la vida, y más de un quebradero de cabeza.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas