La Libertad de la Paloma

No hay nada como acostarse a las 04:25 de la mañana y levantarse a las 09:00. Pero no me importa, porque sé que he ayudado a alguien que de verdad lo necesitaba.

Acuérdate: "No des una segunda oportunidad a una persona que te ha fallado, habiendo otra que está esperando para demostrarte lo que puede hacer por ti". Es una de las lecciones que aprendí de la vida y gracias a eso, ahora sonrío todos los días desde que me levanto hasta que me acuesto. Nunca dejes que nadie te manipule con falsas promesas. Los actos son los que de verdad representan el cariño, el respeto y el amor. Recuérdalo.

Ah, y otra cosa, llora lo que tengas que llorar. No tengas miedo por ello. Echa todo lo que tengas que echar, porque te aseguro que esta será la última vez que lo hagas. Absolutamente nadie en este mundo merece lágrimas de amor cuando juegan contigo. No las merece nadie. Ahora simplemente no tengas miedo. No te sientas asustada. Busca ese genio y esa mala ostia que nace de tu pequeño corazón. Aviva una llama que casi se apaga y que alumbre de nuevo el faro que marca el rumbo de tu vida.

Creo que ha llegado la hora de que rompas con el pasado. Ha llegado la hora de cortar el último cabo. Dejar que el barco se valla del puerto y que de una vez por todas, comiences a surcar los 7 mares con el corazón lleno de vida, esperanza y de valor. Ha llegado tu momento. Ha llegado tu hora. Enhorabuena pequeña saltamontes, eres libre.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera