Alma de Demonio

        Es cerrar los ojos y pensar en ti, incluso los días en los que no nos vemos. Cada vez que noto el calor de la palma de tu mano que me envuelve, que envuelve a mi corazón y a mi alma de demonio con una dulzura tan despreocupada, que me dan ganas de abrazarte y no soltarte nunca.

      Es extraño. Es de estas cosas que solo pasan una vez en la vida. Es uno de estos encuentros en los que todas las estrellas están brillando y las gotas de lluvia corren para caer en el mar. Para caer entre nosotros dos.

      Vendré a escuchar todos los sueños que esperas, relatarte la continuación del libro que te estaba leyendo, continuar recogiendo pequeñas cosas del uno y del otro que aún ni conocemos, lazos que no existían, o que si lo hacían, han tardado bastante tiempo en ser visibles.

          
       No creo que exista tal cosa como un amor eterno, así que vamos a grabar nosotros este destino que nunca se arrepentirá. Acerca tus manos a las mías para sentir el calor del que te hablo, sentir la paz que nace de la otra mitad mientras todas las estrellas del cielo están brillando.


      " Que se caigan las estrellas de los cielos y la lluvia rompa la tranquilidad de las aguas, 
que solo reine el silencio roto por el latido de nuestros corazones."

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado