Forget-you

Ódiame. Aborréceme. Grítame. Condéname. Detéstame. Repúgnate con mi presencia. Asquéame. Abomíname. Cree que soy lo peor que ha pisado el mundo. Cree que merezco el peor de los males. Arrepiéntete de todo lo hecho. Arrepiéntete de los viajes y de los te quieros, de las caricias y de los besos. Arrepiéntete de todo, y desea como nadie que lo que hemos hecho nunca hubiera pasado. Deséalo. Con todas tus fuerzas, porque será lo mejor para ambos.

Piensa que he estado jugando contigo como quien juega con una peonza, que la tiran y le dan vueltas a placer.  Piensa que he jugado contigo como juegan los espíritus con las hijas de las enredaderas que penden de los torreones de las abandonadas fortalezas, o como las ramas de los llorones sobre las fuentes en un parque retirado y alejado de casa.

Piensa todo esto y más. Deséalo con la mayor de tus fuerzas. Elimíname de tu vida y piensa que todo lo que te estoy diciendo es la única verdad absoluta. Hazlo. Aunque sabemos que sea mentira… Pero es la única forma de morir y ser libre de nuevo.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado