Traición

Es muy fácil hablar de traición cuando aquellas personas que hablan de ella son las mismas que apoyan a ladrones y maleantes. La verdad, es muy fácil hacerlo cuando hace años, quizás siglos, que no recuerdan el significado de la palabra ideal, o tan siquiera de lo que quiere decir la tan llamada palabra transparencia.

Es muy fácil decir que no se tiene valor a dar la cara, que es muy fácil hablar por la espalda en lugar de hablar de frente. Curioso que estas palabras vengan de las mismas personas que prometieron y no cumplieron, que se llenaron la boca de palabras vacías y luego no se atrevieron ni tuvieron valor alguno a sentarse en una misma mesa, y vernos la cara y escuchar lo que algunos teníamos que decir.

Es muy fácil ser un dictador, cuando eso es lo que se defiende. Es muy fácil ser prepotente, cuando todo te da igual. Es muy fácil criticar por criticar. Qué razón tenía Alaska contigo… 

Pero es que no hay persona más traidora que aquella que vende sus ideales por una silla, y hay conciencias que a diferencia de otras, no están en venta. 



#NoApoyamosAChorizos

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado