Skinny Love

Te propongo un reto, y no es otro que cierres los ojos y dejes que mi respiración recorra tus labios. Te propongo que pongas de fondo alguna canción de piano, que dejes que el sol entre por los agujeros de la persiana, y que nos tiremos horas en cama comiéndonos con la mirada.

Es un reto sencillo. Solamente tienes que estar dispuesto a cruzar la fina línea roja que separa dos mundos paralelos; que separa dos formas diferentes de ver la realidad. Solo tienes que auscultar los golpes que nacen con fuerza desde lo más profundo del pecho para saber de lo que te hablo, para saber que quiero llevarte a ese lugar en los confines de un mundo donde únicamente nuestra piel sea la frontera del universo. 

Sentir tus latidos junto a los míos, perderme en el brillo que baña tus ojos, y ahogarme en horas imposibles que no son otras que tiempo restado a mi adicción  a tus besos. Desgarrarme el cuello con cada roce de tu piel, y comerme las madrugadas aderezadas con el calor de tu cuerpo.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado