Play Hard

Levántate del suelo; ¿Querías jugar duro, no? Sabías que esto era a lo que te exponías. No empezabas desde el 20% hasta el 100%, tú tenías y tienes que recortar en el mismo tiempo más camino si querías demostrar que el segundo corazón existía, que no era un mito ni algo que había nacido en uno de esos momentos de máxima debilidad para seguir adelante.

Ahora lo notas; la mente sigue tan fuerte como el primer día a pesar de la torpeza de tus pies, brazos... De tu cuerpo. Frío, mucho frío cuando hace tanto calor, es lo que te enseñaron en sistemas hidráulicos y neumáticos del buque. Crear un ciclo de refrigeración sin pérdidas ni fugas que controle tu cuerpo. 

Ahora cuesta, y no te hagas ilusiones con que lo peor ha pasado. Has tapado un bache, y ahora empieza la verdadera obra de El Escorial. Te propusiste jugar duro, así que recuerda que cuando la razón y la pasión van de la mano eres un puto ciclo de Carnot, eres la energía de la mismísima bomba H.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado