Cazando estrellas fugaces

Cansa mucho correr detrás de una estrella, demasiado. Incluso los atletas de élite tienen complicado seguir la estela de una estrella fugaz que cruza los cielos de una noche de otoño.

Siempre me dijeron que leyera, y esta tarde he leído algo que me llegó a lo más profundo del alma, que se coló en mi subconsciente, y me hizo recordar que aunque seamos pocos los que caminamos por el filo de la navaja, lo hacemos con la única esperanza de atrapar una estrella fugaz.

Nunca he dudado de poder alcanzar un sueño. Puede que tarde más o menos, pero tarde o temprano, quien persevera, acaba atrapando su propia estrella.

Si algo he aprendido de la vida es que el rencor no lleva a nada, y cuando aprendes esto, empiezas a olvidarte de aquellos que te hicieron daño, que te criticaron, o que intentaron por todos los medios separarte de un destino que tenías prefijado y sin fecha de caducidad conocida.

Así que simplemente me voy a pelear por mi destino, ahí os quedáis. A

"Jynx, now for me, you’re the past."



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado