Sonámbulo Caminante


Vi una foto tuya colgada en un pasillo vacío y sin luces, escuchaba una voz desconocida y no podía alejarme de ella. Y entonces, encontré lágrimas de nuevo. Afuera la lluvia caía gota a gota pero ninguna de ellas me golpeaba, es por eso que di un grito del cual no se escuchaba el sonido, marchándose el aire caliente desde mis labios hasta tus brazos en la otra punta del mundo.

Es como si no pudiera sentir después de que me tocaras, y es que ya no sé ni cómo sentirme después de notar el roce de tu piel. No puedo cambiar esto, no puedo dejar de vivir sin este aire que ahora tienes en tu regazo, ni puedo gritarle a las estrellas y a la luna cuanto te echo de menos, porque eres quien gobierna en mi voz.  No estoy durmiendo, pero tampoco estoy despierto. 

Sigo corriendo entre paredes que no se pueden romper y azulejos desgastados por el paso del tiempo. Sigo corriendo por pasillos sin luz y sin vida, solo con fotos tuyas colgadas de las paredes. Allí a donde voy veo recuerdos colgados en globos de cristal, recuerdos que siempre están ahí para atormentarme. Tengo los ojos cerrados y no puedo abrirlos, déjame salir de este sueño, o me convertiré en un sonámbulo caminante.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas