Misericordia, Pena y Compasión


Tienes los oídos taponados, notas la presión en las fosas nasales, y no puedes respirar por el lado derecho de la nariz. Tienes la cabeza abombada y solo piensas en parar, en darle la razón a aquellos que intentaron hacer trizas tus sueños con sus críticas cargadas de ponzoña. Pero entonces…

Escuchas esa voz. La oyes, la sientes, y desaparece la presión en los oídos. Sacudes la cabeza. Notas como la presión desaparece, como se abre tu pecho al aire puro, como el brillo del sol refulge en tu mirada quemando las palabras envenenadas y la podredumbre de los malos sentimientos.

Te encaras y los miras sin miedo, a ellos, los otros, aquellos que visten de negro por que la pena les nubla la mirada, y solo puedes decirles que conquistar el perdón es el comienzo de la riqueza, pero es que hay perdones imposibles de dar, más que nada, porque aquellos que tienen concederlos, han sucumbido al paso del tiempo.

Supongo que no nos damos cuenta de nuestros errores hasta que es demasiado tarde,y es por ello, que siento compasión por aquellos que tienen la conciencia tan impúdica que ni destrozando los actos de amor de terceros pueden aliviar su propia culpa… Qué pena me dan… Aunque al fin y al cabo, se lo han buscado.

Tempus Fugit

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas