Arde el Cielo


Cerrar los ojos en el medio de la noche y notar las explosiones en el cielo. Observar la bóveda celeste y como las estrellas revientan iluminando todo con bolsas de gas inflamado, notando como el universo se colapsa mientras te cojo de la mano. El aire se ha vuelto dulce y el viento cálido. Los mares se erigen en forma de pilastras que soportan el mundo que se destruye a sí mismo, y de sus cenizas, resurgiremos como reyes.

Noto como todo arde a nuestro alrededor, como los escombros se consumen bajo el aroma abrasador del Sol, como el hidrogeno llueve del cielo en forma de copos y como el humo sale de la médula de las flores. Ya no hay vuelta atrás.

El mundo se acaba, las columnas de agua se derrumban, la capa de ozono se cristaliza y se rompe, las estrellas caen del cielo, las corrientes de aire chocan sobre las montañas y las inundaciones asolan los desiertos, pero todo me da igual. Noto como ardo a tu lado, como se consume mi cuerpo y mi alma, como me aferro a tu mano, te miro a los ojos, me acerco para besarte, y despierto del sueño.

Despierto, y te pierdo de nuevo…

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado