Actos de Valor


A veces no sabes en que te metes hasta que es demasiado tarde. A veces tienes que luchar contra un gigante y contra el tiempo siendo una pieza insignificante de un puzle de diez mil piezas, o de cien mil, o incluso de un millón, pero a pesar de ser una pieza pequeña y minúscula, eres algo fundamental para terminar el rompecabezas.

Hay gente que a los grandes pasos en esta vida los llama “Actos de Valor”. El decidir coger una bandera, enarbolarla con tus propias manos y esforzarte para que ese estandarte de batalla no se pierda en la primera carga y llegue hasta el otro lado del campo de batalla. A veces cuesta mucho, pero no se puede rendir uno a la primera de cambio.

Llueve, se acerca una tormenta muy grande e intensa, y no veo a ningún general dispuesto a montarse en su caballo para dirigirnos contra las Hordas del Caos, todos han huido hacia las tierras bañadas por el Sol de verano. Solo veo a un grupo de jóvenes con el corazón llameante y algunos ancianos armados con garrotes que no se resignan a caer sin antes presentar batalla. Creo que esta vez hay que llevar a cabo un Acto de Valor, creo que esta vez, ha llegado la hora de plantarle cara al destino.

Round One... Fight!

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas