Línea Roja

Me desperté de un sueño. Olvidé todo lo de ayer, recordando de nuevo que estoy fingiendo estar donde ya estoy, siendo solo una pequeña muestra de la hipocresía que reina en el mundo. Y me quedo lento para reaccionar como consecuencia de este error.

A pesar de que estamos tan cerca…  Sigues siendo tan distante, y no puedo traerte de vuelta. Cuando las cosas van mal finjo que el pasado no es real, y por ello es que ahora estoy atrapado en este recuerdo.

Es cierto. Lo que siento fue prometido por el sonido de tu voz, pintado en mis recuerdos, incluso si ya no estás conmigo. Antes veía tu interior, incluso cuando cerraba los ojos. Nos caemos al suelo, el resto del día se detiene, y nace una fina línea entre esto y aquello.

Sin darme cuenta, he puesto un pie al otro lado de la delgada línea roja, y ya no te veo cuando cierro los ojos.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera