Adiós y Hola


Si alguien te hizo daño con sus palabras, si alguien no supo valorarte lo suficiente cuando estabas a su lado, y no supo ver más allá de las intenciones, no te preocupes, la gente mala es así; se escabullen y se esconden en la desgracia de los demás para la alegría y regocijo de su propio corazón.

Se alimentan de la paz ajena porque no pueden ni siquiera encontrar la suya propia, y se harán viejos pidiendo compasión rodeados de miseria y destrucción que ellos mismos han creado. 

Si te hicieron daño, míralos fijamente, sin miedo, porque la felicidad de tus ojos los hará mucho más miserables. Los hará llorar de pena al ver que la luz de tus ojos, ha decidido combatir frente al frío invierno y plantarle cara a la noche más larga.

Ahora solo tienes que hacer una cosa. Pasa la página, tu corazón te está esperando.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera