A veces me dan ganas de decir...

A veces parece que el camino es demasiado áspero y que las cosas van mal, no importa lo que haga porque de vez en cuando parece que la vida es demasiado para mi. Pero tu tienes ese algo que necesito... Algo que necesito y que me permita ver a través de ti.

Cuándo no tengo que comer tú te conviertes en mi fuente de vida. Cuándo los amigos se han ido sé que tú sigues ahí. Una y otra vez pienso "¿De qué sirve?" y una y otra vez creo que esto no es bueno.

Tarde o temprano en la vida hay cosas que queremos perder… Irónicamente, no quiero que tu seas de las cosas que quiera olvidar, porque aún quiero crear recuerdos.

A veces me siento como si echara las manos al aire y comenzara a dar vueltas y vueltas… Decir que me da igual que yo no le importe a nadie, cuando lo único que quiero, es importarte a ti...


A veces me dan ganas de decir


Tantas cosas…

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera