Sueños de Agua y Fuego

El tiempo, esa razón que existe para luchar y mantenerse con vida hasta que llegue el amanecer del día siguiente. Esa batalla que se libra sobre tus pupilas cristalinas y dilatadas, ese brillo de tus ojos que me recuerda que siempre nos hemos conocido, encendiendo toda la oscuridad con un gramo de luz.

Como una señal. Como un trueno. Como la belleza que va a la deriva con la corriente. La sirena que canta en las rocas, y que me da vida cuando la necesito. No hay nada más. Como la arena y el aceite, el agua y el fuego. La tierra que se deshace en tus manos y las piedras enternecidas al pisar.



El tiempo. Pasan los días y las noches y se convierten en años. Me miento en tus abrazos y en ese lugar… Un lugar donde cuanto más cerca estoy de tu corazón, la oscuridad amenaza con partirnos en dos.

Siente como si fuera un sueño. Siente como si pudieras volar. Eres lo que alguna vez en mi vida, decidí llamar “lo absolutamente necesario”. Mi Sueño. 

Es hora de dormir, y despegar de este mundo a tu lado...



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado