Ser quién eres

Puedes coger todo lo que tengo, todo lo que soy. Puedes arrugarme como si estuviera hecho de papel y romperme como si estuviera hecho de cristal... Puedes correr, correr, seguir corriendo. Alejarte del mundo que te rodea... O también puedes plantarle cara. Puedes elegir tomar las decisiones duras y el camino difícil. Puedes elegir tomar tu propio camino por complicado que sea. Por oscuro y solitario que sea.

Puedes cambiar tu forma. Puedes escoger ser de hierro y cristal, de acero y mármol. Puedes elegir olvidarte de todo y abrirte en una nueva vida, intentar dejar el pasado en el pasado y el futuro en el presente. Puedes crecer como una enredadera sobre un árbol, o puedes elegir morir como las gaviotas que vuelan mar adentro.

Pero siempre... Siempre podrás elegir ser quién eres. Aunque a veces duela en lo más profundo de tu corazón, pues la vida es demasiado corta para no ser quién de verdad eres, y no vivirla como debe ser vivida. Sin miedo. Sin temor. Sin tristeza.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera