De mayor, quiero ser como él

Lo he visto. Se encontraba en su mirada. Sus ojos brillaban por encima de cualquier estrella que se encontrara en el firmamento. Con una fuerza tan sumamente grande y arrolladora que jamás lograré comprender. Ha tenido su vida pendiendo de un hilo, una espada atada con un cabello de caballo que pendía sobre su cabeza, y no obstante, con ese valor, con esa lucha interna, con todo ese coraje que nunca lograré descifrar de donde lo ha sacado, se ha enfrentado a la muerte. La ha mirado a los ojos y ha dicho "No, no me voy a rendir y lucharé hasta el final" y así lo ha hecho. Le ha plantado cara y le ha ganado. Quiero tener su fuerza y su voluntad, su cariño y su templanza, sus ganas de lucha. Tener esas ganas de vivir, de atarse a la vida como si fuera un clavo ardiendo y de no soltarse. Hizo lo que  hacen los niños pequeños, pataleó, movió los brazos, puedo decir hasta que lloró cuando nunca lo había visto, pero lo ha logrado. Ahora sonríe feliz. Ahora mira a un futuro incierto con ganas y con esperanza. Con esa mirada brillante y llena de sabiduría. Con ese cariño. Yo de mayor, quiero ser como él.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera