Botón de Plata

Es la suma de dos partes que hacen una, que empatan en porcentaje cuando hay nueve puntos de vista diferentes del eneagrama.

El reformador y el desafiador, el reformador desafiante. La mezcla del idealista de sólidos principios, de ética y conciencia, del crítico y perfeccionista, con un fuerte sentido del bien y del mal, mezclado que no agitado con una persona  segura de sí misma, segura de lo que hace. 

Y es que es ahora, cuando el reloj se ha puesto en marcha, cuando parece que el tiempo no sobra. Cuando de pronto te encuentras con media docena de frentes abiertos a los que tienes que hacer frente porque no existe otra forma de hacer las cosas más que presentando batalla. Y lo harás. Uno por uno y son el sigilo de los asesinos profesionales.

Porque todos los agravios del pasado merecen una respuesta contundente, y porque atrás quedaron los tiempos de buenas y diligentes palabras. Resolución y acción. Se acabaron las balas de fogueo, y ahora los disparos deben ser a matar.

Afilad las espadas, que al alba, entraremos en guerra.           


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado