New Horizon

Quiero contarte el cuento en el que renuncié a un sueño por otro con tan solo un cambio de nombre, como he recorrido en solitario los pasillos oscuros del subconsciente buscando la forma de hacer más largos los atajos y más fáciles los caminos largos.

Que los proyectos que nacen con una caña de por medio sean los que al final marcan un futuro, y que el plan B sea el que tienes seguro como método de contingencia. Que el Plan C no tengas que usarlo nunca, y que un Plan D siempre válido es el borrón y cuenta nueva de toda la vida. 

Que mientras la amargura nace en el corazón de quien es incapaz de alegrarse por los demás, tengas unas alas tan grandes para volar que tapen el sol, la luna y las estrellas. Que hay horizontes y nuevos horizontes.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado