Entre sueño y sueño

Es jodido tener que escoger entre lo que tienes que hacer y lo que te gusta hacer, sobre todo cuando debes renunciar a una de ellas para hacer la otra.

Es fácil dedicarte solo a una cosa y con ello poder ser el mejor en ella, pero lo realmente jodido es dedicarte a varias y no querer bajar el listón, el querer ser el mejor, el tener ambición personal por alcanzar esas metas que ninguna otra persona haya podido alcanzar para ir a por otra más.

Si lo haces, corres el inminente riesgo de colapsar. De que tu cabeza te juegue una mala pasada, de que estés triste, te pongas enfermo, tropieces y caigas, pero es que si fuera sencillo sería algo que haría todo el mundo.

Como dijo un amigo: Las crisis son cambios, y los cambios son evolución. Mentalízate con tu meta y no aceptes un "lo intentaré". Hazlo y consíguelo, porque si sólo lo intentas tienes la opción de fallar, y si lo haces… Si lo haces habrás llegado.

Sólo resiste, hazlo como quieras, pero aguanta hasta el final. Si tienes que dormir duerme menos, ya habrá tiempo de descansar más adelante, entre meta y meta. Entre sueño y sueño.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado