Gravedad 0

Algo cambia dentro de ti cuando curren estas cosas. Cuando has acabado jugando con las reglas del juego de otra persona.

Acaba siendo demasiado tarde cuando quieres hacer conjeturas, demasiado tarde para volverte a dormir, y tan solo puedes dejarte llevar desafiando a tus propias convicciones e instintos, de cerrar los ojos y de dejarte llevarte.

Es la hora de probar a no dejarte llevar por la gravedad, de escalar por el aire con el único apoyo de tus propios pasos, porque por mucho que digan que algo no se pueda cambiar, hasta que lo compruebes por ti mismo no lo sabrás.

Desafiar a la gravedad para que te arrastre hacia arriba en lugar de hacia abajo, haciendo lo imposible posible y corriendo dentro del mar. Cayendo hacia arriba para poder volar.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado