Past and Hope

Buscando una foto en el Facebook acabé viendo todas las fotos que tengo en la cronología, y empecé a pensar en todos los momentos que pasaron desde hace unos años hasta ahora.

Recuerdo esa fase de la adolescencia en la que intentas encajar, en la que todo se definía en el colegio, sábados de remo y en los exámenes trimestrales, no había nada más que eso. Después creces, se abren las puertas y empieza lo complejo y divertido.

Creo que… No, no lo creo, sé que fue ahí, en el Instituto, cuando tomé esa decisión que tomamos muchos de nosotros de “Que les den. Yo voy a vivir mi vida”. Te da igual lo que piensen, lo que digan y lo que oigas. Quien te quiera y aprecie que lo haga por cómo eres, no por lo que quieras aparentar. 

Entonces empieza a pasar eso que suele pasar cuando haces algo nuevo y extraño. La gente te señala, tu vida les agobia, parece que tus circunstancias son un insulto para ellos, pero yo no tengo la culpa. Mi destino es el que yo decido.

Ahora que di este viaje de fotos una década atrás es cuando me doy cuenta de que hasta las malas y difíciles decisiones, acabaron siendo la decisión correcta. La vida y los caminos que uno toma son los que te definen, y los imposibles lo son sólo hasta que alguien demuestra lo contrario. Caminos imposibles, ese es mi destino.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado