Loyal

“Camina sin mirar atrás. Hagas lo que hagas, estén seguro de que haces lo correcto y de que sigues a tu corazón.”

Algo parecido a esto me dijo una persona a la que le tengo mucho cariño, a lo que le debo sumar el espíritu que me gustaría heredar de mis abuelos de pelear hasta el final, de defender lo que creo hasta el último suspiro asumiendo todas las consecuencias para, por lo menos, no defraudar a quienes de verdad confiaron y confían en mí.

Aquellas personas que confían en ti, son las mismas personas que confiaron y confían en tus ideales, en lo que crees y en lo que defiendes; que por nada del mundo intentan imprimir su forma de pensar en tu genética, que respetan a las personas con las que sales, te diviertes y disfrutas, que te enseñan, e incluso te tiran de las orejas cuando tienen que hacerlo.

Esas son las personas a las que nunca debes fallar, a aquellas que respetan tus ideales y te enseñan en esta vida. Al resto, a quienes solo defienden su propia conveniencia, como dijo un sabio, el tiempo los pone en su lugar.

He nacido, pienso vivir, y si Dios quiere moriré, como un caballero de San Antonio, como un servidor de todas aquellas causas perdidas por las que nadie recoge el guante, y voy a pelearlas hasta el final.

Tendrás tus medios, pero yo tengo mi corazón y mis ideales. A ver quién puede más.



"Tienes que afrontar que has vuelto a fracasar."

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado