20-D-2014

Hace un año comenzó una carrera de fondo que supondría un auténtico cambio a todos los niveles y hoy, un año después, el proyecto sigue exactamente por donde debería y tendría que ir. Como en toda buena empresa, los plazos hay que cumplirlos.

Ha habido contratiempos como en todo buen proyecto que se precie, ha habido sacrificios, y bien es sabido que aún quedan un par más por hacer para que se pueda seguir avanzando. Al fin y al cabo, la meta de un ideal es defender hasta las últimas consecuencias en lo que uno cree, moverse motivado por el corazón y la firme creencia de que el trabajo, el sudor, y el esfuerzo, adquieren la mayor recompensa de todas. 

Todo está dispuesto. Todo está preparado. Todo está como tiene que estar. Ha llegado la hora de aplicar el Plan T, con T de Todo recto, sin parar a esperar por nadie, sin contemplaciones y sin dar un paso atrás. Con T de Temblad, porque como bien dice una película, “no habrá paz para los malvados”.

La cuenta atrás ha comenzado. 
Feliz 20 de Diciembre de 2014 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado