Frailty

Llegará un momento de tu vida en el que tendrás las manos frías, llegará un día en el que te darás cuenta de que hay batallas a las que tienes que hacer frente tu solo, incluso contra personas a las que quieres, si es que de verdad deseas ser feliz.

Llegará ese instante en el que no solo arriesgarás todo a una carta, si no que te arriesgarás por algo tan efímero como es el sabor de la luna llena, el susurro de una libélula, o la mirada de los rayos del Sol.

Tendrás ese momento de debilidad en el que te preguntarás por qué te tocó a ti vivir ese instante del universo cuando en teoría, si haces el bien, el karma debería tratarte con benevolencia.

Serás débil, dudarás de tu propia fortaleza, sentirás que no sirve de nada, y entonces cuando estés en ese punto deberás agarrar todo ese espíritu que se aposenta en lo más profundo de tu corazón y plantar cara a lo que sea, porque entre el corazón de una persona y su felicidad, nadie tiene el derecho de interponerse.

Porque ser feliz, es tomar la decisión de enfrentarse al mundo y no tener miedo por ello.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado