From lost to the river!

Es una sensación extraña. Se mezcla el miedo, con las ganas, con los impulsos y ese nudo que tienes en el estómago. A éste cóctel tienes que sumar las protocolarias mariposas que no dejan de tocar las narices, y esas gilipolleces que dices por mensaje cuando llevas alguna copa de más.

Cuando es la primera vez que haces algo y que te lo tomas en serio, no quieres cagarla. Quieres que todo sea genial, que los planes salgan bien, que no se repitan fallos y enfrentar sin temor lo que pueda venir, sea lo que sea y de quien sea, únicamente siguiendo los dictados de cada latido que comparten el mismo camino. 

Es difícil admitir que tienes miedo y en parte querer a alguien implica superarlo. El valor no es la ausencia del miedo, si no el tenerlo, y tomar la decisión de querer hacerle frente, porque como dijo Cristóbal Colón, "Nunca podrás cruzar el océano, si no tienes coraje de perder de vista la costa".


Keep calm, and from lost to the river!


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado