Realidad no verbal


Me quedo tirado en la cama mirando a la oscuridad infinita. No hablo, solo pienso, solo imagino el futuro, lo que puede ser o lo que no, me evado de la realidad viajando en el hipotético presente, mientas el aroma del tabaco y la cerveza se ancla en mi garganta.

Miro a lo oscuro y a lo profundo, allí donde nace la luz. Lloro y río sin darme cuenta, se me erizan los pelos de la nuca mientras imagino esa delgada línea que cruza la realidad con la ficción, lo presente con lo futuro y lo posible con lo imposible.

Se cierran los ojos mientras las lágrimas caen por mi corazón, mientras la sonrisa se matiza bajo la luz de la noche eterna, de la oscuridad perpetua que habita en la habitación, pero sigo en silencio, hablando conmigo mismo, viviendo en un sueño imposible.

Y de pronto despierto en medio de la oscuridad, me fijo en el centro de la noche, y caigo de nuevo en esta realidad no verbal, es este bucle de recuerdos sin final, en esta conversación silenciosa conmigo mismo.


(Nota: Perdón por no poder actualizar más a menudo, he comenzado a estudiar para los exámenes y lo primero es lo primero. Gracias por las ya más de 84600 visitas. Prometo que cuando acabe volveré a escribir más a diario!!) 

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas