Déjalo latir


Te revientan los oídos, no puedes respirar, todo se nubla a tu alrededor, pierdes la conciencia, y caes al suelo como si fueras una plomada. Te despierta la voz de alguien que ni conoces, vuelves a la vida de un sueño del que no te quieres despertar, te hundes de nuevo en la decadencia del mundo real.

Caminas bajo la lluvia con la cabeza agachada, notando como los nudos de la garganta y los besos no correspondidos se hacen más fuertes, con la obsesión de sus labios recorriéndote la cabeza, los nervios, y el fondo del pecho.

Se te humedecen los tenis y se te encharca la cazadora, pero sigues caminando bajo los farolillos de la calle principal de la ciudad, bajo la atenta mirada de las gotas de lluvia que vuelven de su círculo vicioso, pero esta vez me han calado hondo las lágrimas del cielo. Hoy no quiero llevar un paraguas, esta vez, quiero aguantar yo solo el chaparrón.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas