Plan T


Cierra los ojos tan fuerte que te duelan, siente como el agua y la tierra tocan tus pies desnudos, como el fuego brota del interior de tu corazón, como el viento acaricia las yemas de los dedos y la electricidad de tus nervios te barre desde la nuca hasta los tobillos.

Fúndete con el viento; atraviesa el diamante perpetuo que se refugia en el interior de la tierra y rompe con todo lo que se encuentre por delante; funde el titanio con solo tocarlo y que la luz lo barra todo de un plumazo, que se mueran las estrellas a tu paso y que solo la estela de tu camino sea visible.

Rompe con todo sin pagar nada. Destroza los eslabones que te atan al mundo real y camina sobre las ascuas enfriándolas a tu paso, que nada ni nadie te frene, que absolutamente nadie te diga lo que tienes que pensar o lo que tienes que defender. Llega a donde tengas que llegar, y cuando llegues, recuerda el camino que has realizado.

Plan T: Todo recto hasta el fondo y sin importar nada. Como si fueras un elefante en una cacharrería. 





Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas