Vías de Hierro


Tengo esa sensación en el cuerpo de saber que estoy tomando el camino correcto, que estoy haciendo lo que de verdad quiero hacer y que sigo las vías del tren con la confianza y la fe en mi mismo que hace tiempo que no tenía.

Algunas personas te amarán por lo que eres, y otros te odiarán por la misma razón, así que vive como tú mismo quieras, como te salga del fondo de tu corazón. Vive deseando y soñando despierto por que el que la sigue la consigue, por mucho que los demás piensen que así no es, y aunque les joda, con la cabeza muy alta,  orgulloso de todo lo que has logrado.

Aquellos que jamás te han ayudado en nada lo único que buscan es hundirte, allá ellos si son felices en su burbuja de cristal. Sonríeles porque no saben absolutamente nada de tu vida, sonríeles por que cuando hablan de ti a tus espaldas, o con la intención de joderte, eso solo quiere decir que ya vas un paso por delante de ellos. No es mirar de reojo y con superioridad, es mirar de soslayo disfrutando de la necedad de algunas personas.

            Ha llegado el momento. Este es el camino, y juro por Dios todopoderoso, que no ha nacido quien me saque ahora de él. ¡A por ello!


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas