Drogas


Suena esa canción que puse cuando nos besamos en el coche, cuando las estrellas brillaban sobre los mares del sur y la tierra era engullida por las aguas del mar, cuando el tiempo desbordó las mareas del ocaso y acabó con el silencio que nacía de las olas.

Te necesito cuando antes ni si quiera pensaba en quien eras, no sé por qué recuerdo cada segundo de mis sueños si no eres más que algo que surgió hace 2 años, 10 meses, 13 días, 13 horas y 37 minutos. Supongo que la vida te devuelve oportunidades cuando cierra las puertas, y es la hora de abrir una ventana, ahora que mis labios solo buscan los tuyos.

No soy capaz de entender por qué me pierdo en el solsticio de tus ojos y porque sonrío cuando me da por mirarte, no lo entiendo, aunque tal vez sea por el simple hecho de que me haces feliz.

Tal vez sea porque tengo un mono increíble de tus abrazos, y necesito chutarme con alguno de tus besos.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas