This is me



Siempre me he sentido muy orgulloso de ser como soy y de vivir como vivo, de ser simplemente una persona que no le debe nada a nadie, y que todo lo que ha conseguido ha sido a base de trabajo y de sacrificio, pero claro, luego aparece la mítica persona por la que pierdes el norte y empiezas a cambiar cosas que no deberías cambiar nunca.

Que si tienes que ir a no sé dónde, que si tienes que estar pendiente de no sé quien… Una mierda.

Menos mal que en esta vida siempre hay algo que nos ayuda a volver al norte. Luego vienen las risas de decir “¿Pero como cojones he podido estar con eso?” pero bueno, volvemos a las andadas, a las eternas noches sin Luna, a las aventuras por los caminos de la vida, a empuñar la espada y el escudo que tantas veces has empuñado ya.

Tengo que recalcarlo. Me encanta mi vida, me encanta ser como soy, pero sobretodo, me encanta disfrutar de cómo vivo, y la libertad, es un precio muy alto que hay que saber pagar, y hasta ahora, el mejor postor que puedo encontrar, soy yo mismo. ¡Larga vida a los libres de corazón, por que suyas serán las eternas praderas de la Libertad!





Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas