Imposible

Hoy he quemado la cinta que me regalaste y las fotos que guardaba en mi caja de latón. He aprendido que la vida no son dos días que vivir rápidamente, si no dos días de los cuales hay que disfrutar cada segundo con menos intensidad que el siguiente, pero con más que el anterior.

Hoy he abierto esa caja que juré dejar cerrada. Encontré las promesas olvidadas del pasado convertidas en ceniza, ese trozo de papel con la palabra imposible tachada del día en que nos dimos nuestro primer beso, he quemado el pasado para que sea el abono de mi futuro.

Los imposibles no son posibles solo contigo, los posibles, al fin y al cabo, se logran con cada latido, con cada sonrisa, y con cada sentimiento que aflora en el pecho. A veces vivimos demasiado tiempo con la vista en el pasado, pero es hora de que el mundo vuelva a arrancar de nuevo, de que los kilómetros se pongan de nuevo a cero, y de disfrutar de la que será mi última noche a tu lado.

Porque los imposibles, al fin y al cabo, albergan un posible, y mañana… Mañana será un día mejor, eso nunca lo dudes.

*With love, for Adelina



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas