El Retorno del Rey

A veces hay cosas que hacemos que nos persiguen allí a donde vamos. Cosas que nunca podemos dejar atrás, y a las que les tenemos que plantar cara. A las que tarde o temprano tendremos que enfrentarnos y decir que no les tenemos miedo.

Las Puertas del Infierno
Por suerte o por desgracia, en el pasado he realizado acciones de digamos... dudosa legalidad, y he usado métodos poco ortodoxos y no propios de una persona civilizada, no obstante, no me arrepiento de hacerlo porque lo que hice lo hice siguiendo mi corazón, y para evitar el daño en el corazón de mis amigos.

Ahora, tiempo después y tras recorrer diferentes senderos, el destino me vuelve a llevar a ese lugar al que había jurado no volver entrar. A ese lugar el cual maldije hasta la completa saciedad pues fue donde ocurrieron las peores atrocidades que puedo recordar... Juré que no volvería a pisarte. Pero hoy voy a romper mi juramento. Romperé mi juramento porque es lo único que me ata al pasado y lo único a lo que le tengo miedo.

El rey ha regresado, ha dejado atrás todos sus prejuicios y todos sus temores y vuelve a las puertas del mismísimo infierno para derrotar al origen de sus miedos, para aniquilar a su oscuro, terrible y angelical demonio. Vuelve empuñando la espada de doble filo llamada "Verdad".

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Alicatado

A mi manera