Punto de Partido

Déjame relatarte como es el sonido de una gota de lluvia que rebota en medio del océano. Déjame susurrarte al oído las cosas que he hecho y de las que no me arrepiento. Déjame, que te presto mis zapatos para que puedas caminar con ellos y saber de lo que hablo, de lo complicado que esto.

Aquí nada queda al descuido, porque el que se descuida, acaba perdiendo la partida. Puedes parecer a veces lastimado, dolido, pero siempre hay un porqué de fondo.  Nada está libre y al azar. Quien actúa a la buena de Dios queda a su misericordia. 

Recuerdo una frase que decía una de esas personas importantes que lo han ganado todo, y es que cuando quieres dejarlo y los demás también quieren que lo dejes, es eso mismo lo que te obliga a seguir adelante… y esto está poniéndose tan interesante como para bajar el pedal del acelerador.

El tiempo es el que es, solo nos queda aprovecharlo como es debido.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado