Trust

Participar en la política es renunciar a aquello que nunca vas a poder recuperar por defender, gestionar, y blindar los servicios de tus vecinos. Cuando una persona da su tiempo en ayudar a los demás está haciendo, en mi más humilde opinión, una de las mayores contribuciones posibles a la sociedad, porque el tiempo es algo que jamás recuperaremos. Luego podríamos hablar de los chorizos y vividores, pero eso es harina de otro costal.

Reconozco que hace años me daba temor el pensar en la posibilidad de tener que levantar la mano para tomar decisiones, sobretodo porque pueden llevarte al juzgado, pero con el tiempo me he dado cuenta de que si sabes en quien confiar, no tienes que tenerlo. 

Miedo es el que tendrían que tener aquellos que comenten ilegalidades en las administraciones municipales firmando contratos ilegales, porque irán al juzgado; miedo tienen que tener aquellos que se sacan un sobresueldo con dietas millonarias, porque la gente no es tonta y sabe quién es quién; miedo tienen que tener aquellas personas que se esconden detrás de caretas, no aquellos que damos la cara seguros de lo que hacemos y decimos; miedo es esconderse todo el año y solo salir a dar la cara en etapa electoral, y no escuchar a los vecinos en 3 años y seis meses.

No tengo miedo porque he trabajado con un grupo de gente honesta, luchadora, sacrificada, y que no debe favores a nadie. No tengo miedo porque en mi caso la política no es una salida laboral, y por lo tanto solo me mueve el interés de defender a mis vecinos. No tengo miedo a la responsabilidad que conlleva levantar la mano ni a decir lo que se hace mal, porque los ideales y el bien común están por encima de todo, y creo firmemente que estoy listo para emprender este camino. 

Ahora, tiempo después de aquel 17 de Diciembre de 2011 en el que entré en este mundillo, puedo decir que aquellos que tienen miedo no sirven para representar al pueblo, y como aspiro a representar a los vecinos de un pueblo luchador, no pienso permitirme el lujo de tenerlo. Ellos no se lo merecen.


Honradez, trabajo, y sacrificio. Valor y coraje. Esos son mis ideales, no tengo otros.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado