Justo y Bueno

Hay situaciones difíciles en las que debes elegir entre lo que está bien, y entre los que es correcto.

Se puede ser una persona muy popular tomando decisiones que siempre están bien, que contentan a todo el mundo, que no importan las consecuencias que tenga, que dan igual los daños que se puedan causar si la gente no se entera, que son buenas para ti, pero igual no es tan bueno para los que te rodean.

Pero luego están esas decisiones que piensas una, dos, y hasta cien veces. Esas que no son las más fáciles y que a corto plazo son lo más hijas de su madre que se puedan tomar, pero que a medio y largo plazo es el mejor remedio a cualquier tipo de problema aunque igual ni a ti te guste tomarlas, si es que con ellas sale ganando la mayor cantidad de personas posibles. Mismo si es a costa de ti.

Y es que a veces es mejor ser justo con tu propia conciencia, que ir de bueno careciendo de ella. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado