Capital

Mamá siempre me dice que cuando estoy callado ya estoy liando alguna de las mías, y no es para menos. Notas esa presión en la sien derecha y la vena que te cruza la parte frontal izquierda está ahí, sobresaliendo como sólo hace en casos de emergencia. Herencia de los Mahía. Estrés, presión, trabajo... Siempre me ha gustado vivir así. 

Rápido, ágil, seguro de lo que se hace, pim pam pum, y quien no pueda que se tire. Hay más en el mercado. Mi jefe siempre dice que le da igual como consiga las cosas si las hago al menor coste posible, y mejor para hoy que para mañana. 

Recuerdo una conversación en un bar en la que me dijeron que si algún día me pinchaban el teléfono o me ponían a alguien para seguirme, esa persona iba a pedir la baja por estrés, y la verdad, la única solución que le veo a mi caso es subir otra marcha. ¿Que no puedes? Curra más duro ¿No tienes tiempo? Duerme menos, y entonces lo harás. Ya habrá tiempo para dormir cuando estemos muertos.

Capitalismo; trabajo duro, sacrificio y ahorro. Siempre lo he defendido y siempre lo defenderé. Grandes enseñanzas del profesor Bastos.

Hay semanas que son de aúpa, y ésta ha sido con diferencia la mejor en mucho tiempo. Más de 850km, horas frente al ordenador, de biblioteca y de sudor, horas de desvelos, trabajos, proyectos, remo, familia, pareja y amigos... Trabajar bajo presión mola, vivir en una vida así... Es lo puto mejor.



¡A por la semana siguiente!



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado