Supravivencia

Las cosas sin planear son como mejor pueden salir, ya sabéis que Murphy tiene la mala costumbre de cumplirse.

Nunca es bueno hacer planes a largo plazo porque se corre el riesgo de que no se cumplan, y ya no solo que no se cumplan, si no que los condicionantes que pueden existir en la carrera por llegar a la meta pueden ser tantos y tan distintos que no sabrías ni de dónde te pueden caer las hostias.

Quizás peco de impetuosidad y es algo de lo que creo pecaré durante por lo menos unos largos meses más. Se van notando ya los añitos, pero siempre quedará el Plan T como una posible solución.

Las situaciones desesperadas exigen de medidas desesperadas, y aquellas que se toman siguiendo los dictados del corazón yerran menos que las seguidas por la razón. Ya lo decía Nietzsche con la teoría de la supravivencia, y es que los impulsos son un deseo perpetuo de todo ser vivo por ir más allá de todos, de todo, e incluso más allá de sí mismo. 



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado