Versus Demon

Han pasado unos cuantos años mientras se desviaba el río y se plantaban los árboles. Largo tiempo ha tenido que pasar para que los tréboles de cuatro hojas comenzaran a nacer en las condiciones ideales y por las cuales se ha trabajado tanto, y ahora…

El Demonio.

Aquel que me ha quitado tantas noches el sueño y me ha desvelado hasta la saciedad. Aquel que llegó a hacer un poco más pequeño mi corazón tras un acto que en la vida podré describir, ya que no hay descripción para ese momento en el que se decide dar un paso al abismo sin saber cómo se sale, o si se llega a salir de él. 

Han pasado años y ahora toca enfrentarse al demonio que raptó a la princesa; han pasado años, y ahora es el momento de demostrar si la pluma vence a la espada, si la sabiduría vence a la ignorancia, y si la verdad, prevalece sobre todas y cada una de las mentiras.

Ven Diablo, ven a mi Demonio, y acabemos esto tal y como lo empezamos. Porque la única forma de salir de la boca del lobo, es bajando hasta su estómago y rajarlo de arriba a abajo. La guerra ha comenzado. Plan T.


(Más información sobre el trébol de cuatro hojas AQUÍ.)


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado