Hardwork

Cuando llamaste a mi puerta lo primero que hice fue esconderme detrás de las cortinas, porque sabía que vendrías a por mí. Me inventé tropecientas excusas para no abrirte por temor al dolor que otros pasaron antes que yo, y temí tu nombre por saber lo que le has hecho a otros.

Me sorprendí cuando abrí la puerta, y asumí que siempre que dé un paso, tú ya estarás delante de mí mirando el sudor en mi rostro y las lágrimas en los ojos. Tú que has convertido al pobre en rico, que será aquello que no puedas conseguir… 

Ahora que te veo entiendo porque nunca debo darme por vencido. Cuando ellos renunciaron yo seguí adelante, cuando dijeron que no podría y me pusieron el pie encima, demostré que pude. Cuando les hablé de mis sueños se rieron, pero olvidaron que el que ríe de último, ríe dos veces.

Soy un cazasueños, lo que conlleva perseguir los sueños propios y no los de otros, porque cuando quieres algo tanto como el respirar lo acabas consiguiendo, y  porque el camino más fácil es cuesta abajo, pero ese nunca te llevará a la cima.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado