Happy

Dice uno de tantos estudios que las personas, para saber si somos felices, no tenemos por qué estar riéndonos, que hay más de un indicador que lo demuestra como pueden ser la mejora del sueño, menos arrugas, la relajación de los músculos y otros tantos factores. Pero hay uno que me ha llamado la atención por encima de todos, y que nunca pensé que pudiera ser un marcador tan claro.

Uno de los marcadores que se emplea en ese estudio es el ser fiel a uno mismo. 

Aquellas personas que defiendan en lo que creen, que persigan sus ideales en busca de que prevalezcan a las generaciones futuras, y que no sean solo un saco de palabras vacías que algún día tuvieron significado alguno, son felices.

Cuando la meta es un ideal y no se tiene nada que perder no existe el miedo, cuando no existe el miedo ni a la opresión ni a la tiranía hay libertad, y cuando hay libertad, entonces has ganado. 

No lo niego, soy feliz. 


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado