Break Out

Las historias que merecen la pena nacen con un corazón creyente en una idea, en algo que puede suponer un cambio o algo nuevo que es tan simple que nadie lo había pensado. Cuando ocurre esto lo mejor es romper con el mundo, seguir los impulsos del alma y del corazón, y fugarse.

Vivir significa ser fuerte, y para encontrar el estilo perfecto a veces es necesario luchar en solitario, no porque no quieran ayudarte, sino porque no quieres que lo hagan. Es lo malo que tienen aquellas personas que son críticas hasta consigo mismas.

Solo hay que hacer de la nada un lazo irrompible para no dejar de fugarse de lo efímero del mundo, creer en tu alma y ser más apasionado que nunca en algo. No hay sueños imposibles, hay posibles difíciles de conseguir.

Fugarse; fugarse del mundo convencional rompiendo cualquier tipo de criterio establecido de antemano, fugarse dándole una patada a todo cuando se creía existente, y arriesgarse a crear tu propio criterio.

Nadie ha dicho que sea fácil, tampoco nadie se ha parado a pensar en la viabilidad de ello.


¡Proyecto M.E.R.M.E.S., allá vamos!



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas