New Sun

El cielo está despejado y sin nubes, tan solo iluminado por los rayos del sol.

Hay campo para correr; millas y kilómetros de pradera para dejarse el alma con cada brizna de aire, con cada soplo de poniente que electrocuta la sangre y hace latir el corazón. 

Seré tu ángel en esta noche, ese ángel de alas negras y blancas, de espada afilada que corta el humo y la espesura con el objetivo de llegar hasta el horizonte otro día más. Con el fin único de volar hasta ver la luna y el sol bajo el mismo cielo lleno de luz y de estrellas.

Los imposibles no existen, solo existen personas con mucha o poca voluntad de enfrentarse a ellos. Hay sueños que se escapan en la punta de los dedos cuando se está a nada de cumplirlos, y en esta ocasión prefiero pasarme de frenada a conservar los puntos del carnet. Quizás lo haga porque la única medida que hay en el amor, es el poder amar sin medidas.




Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado